domingo, 19 de junio de 2011

Eliseo y la viuda

2Reyes 4:1 Y una mujer de las mujeres de los hijos de los profetas clamó a Eliseo (1) , diciendo: Tu siervo, mi marido, ha muerto, y tú sabes que tu siervo temía al SEÑOR; y ha venido el acreedor a tomar a mis dos hijos para esclavos suyos (2).
2Re 4:2 Y Eliseo le dijo: ¿Qué puedo hacer por ti? Dime qué tienes en casa. Y ella respondió: Tu sierva no tiene en casa más que una vasija de aceite (3).
2Re 4:3 Entonces él le dijo: Ve, pide vasijas prestadas por todas partes de todos tus vecinos, vasijas vacías; no pidas pocas.
2Re 4:4 Luego entra y cierra la puerta detrás de ti y de tus hijos y echas el aceite en todas estas vasijas, poniendo aparte las que estén llenas.
2Re 4:5 Y ella se fue de su lado, y cerró la puerta tras sí y de sus hijos; y ellos traían las vasijas y ella echaba el aceite.
2Re 4:6 Y sucedió que cuando las vasijas estuvieron llenas, dijo ella a un hijo suyo: Tráeme otra vasija. Y él le dijo: No hay más vasijas. Y cesó el aceite.
2Re 4:7 Entonces ella fue y se lo contó al hombre de Dios. Y él le dijo: Ve, vende el aceite y paga tu deuda, y tú y tus hijos podéis vivir de lo que quede.
---------------------------------------------------------------------
Preguntas al texto: 
Observación: Una, ninguna o varias respuestas pueden ser correctas.


1- ¿Cómo describe a su marido la mujer que habla con el profeta Eliseo?


a- Como un hombre desconocido
b- Como un hombre lejano al profeta
c- Despectivamente
d- Piadosamente
e- Como reclamando un derecho por su vida
f- Triste
g- Ninguna es correcta
h- Otra opción


2- Según la nota al pie Nº 2, el acreedor estaba en su derecho al reclamar a los hijos de la viuda como esclavos?


a- Sí
b- No
c- No se


3- ¿Qué sensación le da que un siervo del profeta, que aparentemente era piadoso hombre de Dios le dejara deudas a su familia?


Describa por favor la sensación que le provoca esto. 


4- No podemos saber las circunstancias que llevaron a este varón de Dios a dejarle deudas a su familia, ni queremos entrar en juicios. Solamente haremos algunas preguntas a modo preventivo para que esto no ocurra en nuestras vidas. 
Preguntas: 


a- ¿Puede agradar a Dios que le sirvamos y que no nos ocupemos de nuestras familias?


a- Sí
b- No
c- Dios no se fija en esas cosas
d- Dios es la prioridad y lo demás no importa
e- No se


b- ¿Está bien entrar en deudas por servir a Dios?


a- Sí
b- No
c- Sí porque el Señor lo recompensará 
d- No se


c- ¿Qué testimonio dejamos si servimos a Dios y le debemos al prójimo?


Describa en unas líneas su opinión




5- En el versículo 2 Eliseo se encamina a hacer un milagro de parte de Dios.  ¿Qué pregunta le hace a la viuda?






6- Luego ¿le pregunta por lo que tiene o por lo que no tiene?


a- Por lo que tiene
b- Por lo que no tiene


7- A la viuda le parecía mucho o poco lo que tenía según el mismo versículo .


a- Mucho 
b- Poco


8- A usted qué le parece: ¿Hace falta tener mucho o poco para ser utilizado por Dios?


a- Mucho 
b- Poco


9- La vasija de la viuda estaba llena de aceite o vacía?


a- Llena
b- Vacía


10- Luego el profeta le ordena a la viuda que pida vasijas a sus vecinos. ¿Estas vasijas estaban llenas o vacías de aceite?


a- Llenas
b-Vacías


11- Vea la nota al pie Nº 3 que habla del significado del aceite para el pueblo de Israel de ese tiempo y para la iglesia hoy. 




12- ¿Cuando cesó el aceite según el versículo 6?


Cesó cuando.........................................................


13- ¿Se puede decir que aceite siempre habrá y que lo que lo hace cesar es la falta de recipientes?


a- Sí
b- No


14- Luego Dios no fue deudor de su profeta ni de su viuda, honró la fe de ambos.


a- Verdadero
b- Falso


15- Saque por favor alguna conclusión al respecto.
















--------------------------------------------------------------
Notas al pie: 
(1) ELISEO
= «Dios es salvación» (la forma castellana se deriva del griego «Elisaios» de Luc_4:27, no del hebreo «Elicha»).
Sucesor del profeta Elías en el reino del norte. Hijo de Safat; vivía en Abel-Mehola, en el valle del Jordán, y pertenecía a una familia de buena posición económica; eran propietarios de 12 pares de bueyes que laboraban en sus campos. Dios lo designó como sucesor de Elías que, al encontrarlo tras el arado, echó sobre él su manto (1Re_19:16, 1Re_19:19). Eliseo comprendió el significado de este gesto simbólico. Volviendo a los suyos, ofreció un sacrificio y dio a su gente un festín de despedida, y después siguió a Elías y le sirvió (1Re_19:19-21). Elías, antes de ser arrebatado, cruzó el Jordán, y Eliseo rehusó separarse de él. Elías le dijo que pidiera lo que quisiera. Entonces Eliseo tuvo la sabiduría de solicitar una doble porción de la sabiduría de Elías. Vio cómo el carro de fuego arrebataba a su amo; tomó el manto que Elías había dejado caer, y con él golpeó el Jordán, el cual se abrió. Eliseo atravesó el río, y pasó a la ribera occidental (2Re_2:1-18). Una serie de hechos sobrenaturales marca la carrera de su ministerio: milagros de conocimiento, o milagros de poder, todos ellos cumplidos expresamente en nombre del Señor. En la historia de la redención, forma parte del segundo grupo de milagros. (Véase MILAGROS). Los milagros de Eliseo tuvieron lugar en una época en que la religión de Jehová estaba enfrentada de una manera total contra el culto a Baal. De la misma manera que los milagros de Elías, los de Eliseo tenían el propósito de manifestar la autoridad del profeta y de presentar al Dios viviente. Este poder sobrenatural de Eliseo era de tal manera que podía usarlo libremente; de la misma manera que Cristo lo empleó frecuentemente en sencillos actos de misericordia.
En nombre del Señor:
sanó con sal las aguas de la fuente de Jericó (2Re_2:19-22).
Unos muchachos que se burlaban de la persona del profeta del eterno recibieron una maldición de Eliseo en nombre del Señor. Dos osos descuartizaron a 42 de estos jóvenes (2Re_2:23-25).
Predijo el éxito de la expedición en contra de Moab (2Re_3:11-27);
multiplicó el aceite de una viuda (2Re_4:1-7);
anunció el nacimiento de un hijo a una sunamita; cuando este hijo murió, la oración de Eliseo lo reclamó a la vida (2Re_4:8-37).
él indicó un antídoto contra la planta venenosa que estaba en el alimento de los profetas (2Re_4:38-41).
Durante una hambre, el profeta alimentó a 100 hombres con 20 panes de cebada y algunas espigas nuevas (2Re_4:42-44).
Ordenó a Naamán que se bañara en el Jordán para sanarse de la lepra (2Re_5:1-19), y
anunció a Gizei que esta lepra se quedaría pegada siempre a él debido a su codicia (2Re_5:20-27).
Hizo flotar a la superficie del Jordán el hierro de un hacha que había caído al río (2Re_6:1-7), y
reveló al rey de Israel los movimientos e intenciones de sus enemigos, los sirios (2Re_6:8-12).
En respuesta a la oración de Eliseo, el Señor abrió los ojos de su siervo para que viera los carros y caballos de fuego que los protegían (2Re_6:13-17).
Eliseo hirió de ceguera a los hombres que el rey de Siria había enviado para que lo detuvieran (2Re_6:18-23).
Declaró, antes de que se lo dijera nadie, que un emisario del rey de Israel estaba a la puerta para quitarle la vida (2Re_6:32-33).
Durante el hambre del cerco de Samaria, predijo que al día siguiente los víveres serían abundantes y baratos, añadiendo que el oficial incrédulo, que se burló de esta profecía, lo vería pero no lo disfrutaría. Una multitud aplastó a este oficial, que murió ante la puerta de Samaria (2 R. 7).
Eliseo hizo saber que Ben-adad, rey de Siria, moriría (2Re_8:7-15).
Anunció la destrucción de Acab y de toda su casa; envió a un joven profeta a que ungiera a Jehú, que debería ejecutar el juicio predicho (2 R. 9:1-10:28).
Eliseo reveló por adelantado que habría 3 victorias sobre los sirios (2Re_13:14-19).
Finalmente, un cadáver que había sido arrojado apresuradamente en la tumba de Eliseo volvió a la vida al tocar los huesos de Eliseo (2Re_13:20-21).
Todo este poder milagroso no impidió a este gran servidor de Dios que un día «quedara Eliseo enfermo de la enfermedad de que murió» (2Re_13:14). Por cuanto el creyente debe un día abandonar este mundo, bien puede que llegue a tener una enfermedad de la que no cure. Será muy distinto para los que vivan en el día del arrebatamiento de la iglesia. (Véase ARREBATAMIENTO). Entonces, tanto creyentes vivos como los muertos, que resucitarán, recibirán «la adopción, la redención de nuestro cuerpo» en una maravillosa transformación (Rom_8:23) por el poder de la vida que está en Cristo.


(2) No teniendo ésta con qué pagar, el acreedor, parándose en la ley (Lev_25:39-41; Amo_2:6; Amo_8:6; Mat_18:25), eclamaba sus hijos a fin de que redimieran con el trabajo su deuda. Entre los hebreos, esta servidumbre no debía ser considerada como regimen de esclavitud, no pudiéndose prolongar más allá del año del jubileo


(3) ACEITE
       Para los hebreos, se trataba eminentemente del aceite de oliva. En la descripción de la riqueza de la tierra, una de las cosas mencionadas es «una tierra que fluye aceite...»; entre las bendiciones mencionadas con las que Dios iba a enriquecer a Su pueblo obediente se hallaba la de que su aceite sería multiplicado (Deu_7:13; Deu_8:8). Era un artículo valioso, y se empleaba para distintos propósitos. 
       Se usaba como:
              alimento (2Cr_2:10, 2Cr_2:15; 2Cr_11:11; Sal_55:21); 
              para ungir a los sacerdotes y a los reyes (Lev_8:12; 1Sa_10:1; 1Sa_16:1, 1Sa_16:13);
              en los sacrificios de la ofrenda de alimento (Heb. «minchγb», Lev_2:1-16);
              como ingrediente en el aceite de la santa unción (Exo_30:24-25); (ver UNCIÓN)
              como cosmético (Sal_23:5; Sal_92:10; Luc_7:46);
              como combustible en lámparas (Exo_35:8, Exo_35:14);
              como emoliente (Luc_10:34).
       El aceite es un tipo del Espíritu Santo (Mat_25:3-10; Heb_1:9).
      
Las notas al pie fueron tomadas del programa gratuito e-sword 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada