lunes, 24 de septiembre de 2012

Dios es UNO: Padre, Hijo y Espíritu Santo; Y Jesucristo es Dios hecho hombre

Por Watchman Nee

Lección uno

EL DIOS TRIUNO ES UN MISTERIO

Lectura bíblica
Is. 45:5; 1 Co. 8:4; Mt. 28:19; Jn. 1:1;
2 Co. 3:17; He. 1:8-9; Ap. 1:4; 4:5; 5:6.

Bosquejo
I. Sólo hay un Dios
II. Dios es triuno: el Padre, el Hijo y el Espíritu
III. El misterio de misterios

Texto
I. SOLO HAY UN DIOSPrimero que todo, debemos entender claramente que sólo hay un Dios. Dios es sólo uno, y no hay otro aparte de El. Nuestro Dios es el único Dios; tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento establecen esto claramente.
Isaías 45:5 dice: “Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí”.
En 1 Corintios 8:4 leemos: “Y que no hay más que un Dios”.
1Co 8:4 Acerca, pues, de las viandas que se sacrifican a los ídolos, sabemos que un ídolo nada es en el mundo, y que no hay más que un Dios.
En todo el universo sólo hay un Dios verdadero. El Dios que tiene un sólo beneplácito, una sóla voluntad, un sólo propósito eterno y una economía singular, es un sólo Dios. El Dios que nos escogió y nos predestinó es sólo uno. El Dios que creó los cielos, la tierra y al hombre para Su propósito, es uno. El Dios que ama al hombre es sólo uno. El Dios que se encarnó para morir por nosotros a fin de redimirnos, perdonarnos, lavarnos, justificarnos y reconciliarnos consigo mismo, es uno. El Dios que resucitó para ser nuestra vida, regenerarnos, santificarnos, transformarnos, conformarnos y glorificarnos, es uno. Nosotros sólo tenemos un Dios: no dos, ni tres ni muchos, sino solamente uno.

II. DIOS ES TRIUNO: EL PADRE, EL HIJO Y EL ESPÍRITU
Aunque nuestro Dios es sólo uno, hay algo misterioso acerca de El: que El es tres en uno, es decir, que es “triuno” (en latín, “tri” significa tres y “uno” significa uno). Es por eso que le llamamos el “Dios Triuno”. Tal vez se pregunte de dónde proviene este término, ya que no existe tal número en las matemáticas humanas. En Mateo 28:19 el Señor Jesús dice: “Bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.
Mat 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
Aquí el Señor habla claramente de los Tres, o sea, del Padre, el Hijo y el Espíritu; sin embargo, notemos que se refiere a “el nombre” en singular, lo cual denota una única Persona. Aun podríamos decir que el nombre de nuestro Dios es “Padre, Hijo y Espíritu Santo”. En versículos como éste podemos ver en la Biblia que nuestro Dios es uno y a la vez tres, es tres y a la vez uno.

III. EL MISTERIO DE MISTERIOSEl Dios Triuno —el Padre, el Hijo y el Espíritu— es un misterio. De hecho, es ¡el misterio de misterios! Nosotros como seres humanos, limitados y finitos, no podemos entender esto cabalmente, ni definirlo de una manera adecuada. Juan 1:1 dice: “Y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”.
Juan 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
Basados en la cláusula “y el Verbo estaba con Dios”, podríamos entender que el Verbo y Dios son dos, ya que el Verbo estaba con Dios. Pero la cláusula “el Verbo era Dios” indica que el Verbo y Dios son uno, pues el Verbo era Dios. ¿Son Ellos dos o uno? Ciertamente las dos afirmaciones son verdaderas; esto es un verdadero misterio.
En 2 Corintios 3:17 dice que “el Señor es el Espíritu”. Aquí el Señor y el Espíritu son uno, porque el Señor es el Espíritu. Luego el mismo versículo habla de “el Espíritu del Señor”; esto indica que son dos. ¿Son el Señor y el Espíritu uno o dos? Esto es realmente un misterio.
2Co 3:17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.
Notemos que en Hebreos 1:8-9 el Hijo es llamado Dios; luego se hace referencia a Dios como “el Dios Tuyo”: “Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios; por el siglo del siglo ... por lo cual te ungió Dios, el Dios Tuyo”. ¿Cómo podemos explicar esto? ¿Podemos acaso dirigirnos a Dios diciendo: “Oh, Dios ... te ungió el Dios Tuyo”?
Hebreos 1:8 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;
Cetro de equidad es el cetro de tu reino.
1:9 Has amado la justicia, y aborrecido la maldad,
Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo,
Con óleo de alegría más que a tus compañeros.
Esto también es un misterio.
Finalmente, en Apocalipsis 1:4, 4:5 y 5:6 leemos que el Espíritu de Dios (Ef. 4:4) es llamado “los siete Espíritus”. Aquí vemos otro misterio. Queridos hermanos, tenemos que aprender a simplemente aceptar la Palabra pura.
Apocalipsis 1:4 Juan, a las siete iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono;
Apocalipsis 4:5 Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios.
Apocalipsis 5:6 Y miré, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un Cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra.
Efesios 4:4 un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación;
Sin embargo, este misterio no debe perturbarnos. Muchas cosas relacionadas a la vida no son entendibles para la mente humana, sólo podemos darnos una idea general de ellas. Por ejemplo, aunque nosotros tenemos vida en nuestro cuerpo físico, nadie puede explicar esta vida cabalmente, porque es un misterio. Además, hay un espíritu dentro de nosotros, lo cual es aún más misterioso. ¿Qué es la vida del hombre? ¿Y qué es el espíritu del hombre? Nadie puede dar una explicación definitiva de ello. Si no podemos comprender el misterio del hombre, que es comparativamente menor, ¿cómo pretendemos entender el gran misterio del Dios Triuno: el Padre, el Hijo y el Espíritu? Existen muchas otras cosas inexplicables en el universo, por ejemplo, la electricidad. Con nuestra mente limitada sólo podemos aceptar que algunas cosas son así, pero no podemos entender por qué son de tal manera. Si no podemos entender cabalmente algo simple como la electricidad, ¡mucho menos podremos entender al Dios Triuno!

RESUMEN
Aunque no podamos entender el misterio de la Trinidad divina, sí podemos recibir y disfrutar a este Dios misterioso. No lo podemos entender, ¡pero lo podemos disfrutar! En el pasado, el hombre no tenía conocimiento de las vitaminas; sin embargo, disfrutaba de sus beneficios ¡Alabado sea el Señor! El Dios Triuno no se revela para que lo entendamos, sino para que lo disfrutemos. Todo lo que El es como nuestro disfrute, está revelado en las Escrituras. Aunque no podemos entenderlo cabalmente, sí podemos aceptar todo lo que la Biblia declara acerca de El y disfrutarlo.
Preguntas
1. Cite dos versículos, uno del Antiguo Testamento y uno del Nuevo Testamento, que digan que sólo hay un Dios.
2. ¿Qué significa el término “Triuno”?
3. ¿Puede encontrar tres versículos en el Nuevo Testamento que se refieran a los Tres de la Trinidad?

________________________________________
Lección dos
DIOS ES TRIUNO ETERNAMENTE

Lectura bíblica
1 P. 1:2; Ef. 1:17; He. 1:8; Hch. 5:3-4; Is. 9:6;
He. 1:12; 7:3; 9:14; Mt. 3:16-17; Jn. 14:16-17;
Ef. 3:14; Jn. 17:5; 14:10-11; 1 Co. 15:45b.

Bosquejo
I. Los tres —el Padre, el Hijo y el Espíritu— son Dios
II. Los tres son eternos
III. Los tres coexisten al mismo tiempo, y no en modos o etapas sucesivas
IV. Los tres moran el Uno en el Otro eternamente, y no son tres Dioses separados

Texto
I. LOS TRES —EL PADRE, EL HIJO Y EL ESPIRITU—
SON DIOS
En la lección uno vimos que sólo hay un Dios, pero misteriosamente este Dios es Triuno, o sea, tres en uno, pues es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Pero esto no quiere decir que el Padre sea un tercio de Dios, el Hijo otro tercio y el Espíritu el último tercio. ¡No! Más bien, el Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu es Dios. En 1 Pedro 1:2 dice: “...Dios Padre”, y en Efesios 1:17 dice: “Dios ... el Padre de gloria”. Estos versículos declaran que el Padre es Dios. Hebreos 1:8 dice: “Mas del Hijo dice ... oh Dios”, y Juan 1:1 afirma: “el Verbo era Dios”. Estos versículos revelan claramente que el Hijo es Dios. En Hechos 5:3-4 leemos: “¿Por qué llenó Satanás tu corazón para que engañases al Espíritu Santo? ... No has mentido a los hombres, sino a Dios”. Este versículo definitivamente establece que el Espíritu también es Dios.
1Pe 1:2 elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

Ef 1:17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él,

Heb 1:8 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;
Cetro de equidad es el cetro de tu reino.

Hechos 5:3 Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?
5:4 Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.

Por lo tanto, las Escrituras nos revelan claramente que los tres —el Padre, el Hijo y el Espíritu— son Dios; sin embargo, esto no significa que sean tres Dioses. Ya hemos visto que las Escrituras nos dicen clara y definitivamente que sólo hay un Dios. Aunque son tres —el Padre, el Hijo y el Espíritu— no son tres Dioses sino un sólo Dios. ¡Esto es un misterio inescrutable! Pero alabamos al Señor, pues según las Escrituras, ¡podemos recibir y disfrutar a este Ser misterioso!
II. LOS TRES SON ETERNOS
Los tres —el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo— son eternos. Isaías 9:6 usa el término “Padre eterno”. La traducción literal de esta frase hebrea es “Padre de eternidad” o “Padre eterno”. Así que, el Padre es eterno.
Isa 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

El Hijo también es eterno. Hebreos 1:12 dice del Hijo: “Pero Tú eres el mismo, y Tus años no acabarán”.
Heb 1:12 Y como un vestido los envolverás, y serán mudados;
Pero tú eres el mismo, Y tus años no acabarán.

Hebreos 7:3 dice que El no tiene principio de días ni fin de vida, lo cual quiere decir que es eterno.
Heb 7:3 sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.

Lo que es “eterno” no tiene principio ni fin. Esta es la razón por la que se usa un círculo para representar al Dios eterno y no una línea recta. El círculo no tiene principio ni fin.
El Espíritu también es eterno, por eso en Hebreos 9:14 se menciona “el Espíritu eterno”. Por lo tanto, conforme a la Biblia declaramos que los Tres —el Padre, el Hijo y el Espíritu— son eternos.
Heb 9:14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?

III. LOS TRES COEXISTEN AL MISMO TIEMPO, Y
NO EN MODOS O ETAPAS SUCESIVAS
En Mateo 3:16-17 vemos que el Padre, el Hijo y el Espíritu coexisten, es decir, que existen simultáneamente. En este cuadro maravilloso de la Trinidad divina, Jesús (el Hijo) subió del agua luego de ser bautizado; al mismo tiempo, el Espíritu descendió sobre El; y también al mismo tiempo, el Padre habló desde los cielos concerniente al Hijo.
Mat 3:16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.
Mat 3:17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.
Más aún, consideremos Juan 14:16-17, que dice: “Y Yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de realidad”. En estos dos versículos vemos al Hijo orando al Padre para que envíe el Espíritu. Por tanto, el Padre, el Hijo y el Espíritu están todos presentes al mismo tiempo.
En Efesios 3:14-17 Pablo dice que él ora al Padre para que nos fortalezca con poder en el hombre interior por Su Espíritu, para que Cristo haga Su hogar en nuestros corazones. En este pasaje tenemos al Padre, al Espíritu y a Cristo el Hijo; todos existen al mismo tiempo. La Biblia no dice que el Padre existió por cierto período, y que luego el Padre se hizo el Hijo, así que el Padre dejó de existir.
Efesios 3:14 Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo,
3:15 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra,
3:16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;
3:17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor,

Tampoco dice que después de cierto tiempo el Hijo ya no existió más porque llegó a ser el Espíritu. Esta es una enseñanza errónea, una herejía llamada “modalismo”. La gente que enseña esto piensa que Dios existe en tres modos o etapas sucesivas: primero el Padre, luego el Hijo y finalmente el Espíritu.
No podemos aceptar esta enseñanza. Las Escrituras claramente dicen que los Tres coexisten eternamente. Juan 1:1 dice: “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”.
El Verbo es el Hijo. El estaba presente desde la eternidad con Dios el Padre y era Dios mismo. En Juan 17:5 el Señor oró refiriéndose a la gloria que El había compartido con el Padre antes que el mundo fuese.
Juan 17:5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.
Por consiguiente, tanto el Padre como el Hijo son eternos simultáneamente. El hecho de que el Espíritu también es eterno queda claro en Hebreos 9:14, donde se le llama “el Espíritu eterno”. Fue este Dios Triuno quien dijo en Génesis 1:26: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”. Los Tres estaban allí antes de la creación del hombre.
Heb 9:14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?
Gen 1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

IV. LOS TRES MORAN EL UNO EN EL OTRO ETERNAMENTE, Y NO SON TRES DIOSES SEPARADOS
El Padre, el Hijo y el Espíritu no sólo coexisten, sino que también moran el Uno en el Otro. Juan 14 dice claramente que el Hijo está en el Padre y el Padre está en el Hijo (vs. 10-11).
Juan 14:10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.
14:11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.
Ver al Hijo es ver al Padre. Cuando el Hijo habla, quien trabaja es el Padre. Ambos son inseparables. Además, la Biblia dice que el Hijo, después de Su muerte y resurrección, fue hecho el Espíritu (1 Co. 15:45b).
1Co 15:45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.

El Hijo, en quien el Padre está, fue hecho el Espíritu. De modo que el Dios Triuno puede entrar en el pecador. El Hijo viene a nosotros como el Espíritu; y cuando el Hijo viene, también viene el Padre. Por una parte son tres; pero por otra, son uno, porque no pueden separarse.
En la primera lección vimos que el Padre, el Hijo y el Espíritu son un sólo Dios, y no tres. Sin embargo, en lo profundo de su ser algunos cristianos consideran que el Padre, el Hijo y el Espíritu son tres Dioses. Algunos incluso lo declaran abiertamente. Puede ser que otros no se atrevan a decirlo, pero inconscientemente apoyan este concepto. La enseñanza que afirma que hay tres Dioses se llama “triteísmo”, y es una gran herejía. En cierta ocasión, un hermano le preguntó a un predicador cristiano que no creía que el Hijo es el Padre y que el Señor es el Espíritu: “Hermano, ¿cuántos Dioses son el Padre, el Hijo y el Espíritu?” El predicador contestó clara y definitivamente que había tres Dioses. Tal declaración es absolutamente herética. La Biblia revela que Dios es sólo uno. Dios es uno, y a la vez tres; es tres, y a la vez uno. El Padre, el Hijo y el Espíritu coexisten y moran el Uno en el Otro eternamente. ¡Aleluya! No somos ni modalistas ni triteístas, solamente aceptamos la revelación pura de la Biblia. ¡Amén!
Preguntas
1. Cite tres versículos que indiquen que el Padre, el Hijo y el Espíritu son eternos.
2. ¿Qué es el modalismo? Explique con un diagrama.
3. ¿Qué es el triteísmo? Explique con un diagrama.
4. ¿En qué consiste el hecho de que el Padre, el Hijo y el Espíritu moren el Uno en el Otro eternamente?

________________________________________
Lección tres
EL HIJO ES LA CORPORIFICACION DEL DIOS TRIUNO

Lectura bíblica
Jn. 1:1; 20:28; Fil. 2:6; Is. 9:6; Jn. 14:9-10;
Mt. 1:18, 20; Jn. 6:46; 2 Co. 3:17; Col. 1:19; 2:9.

Bosquejo
I. El Hijo es Dios
II. El Hijo es el Padre
III. La encarnación del Hijo es por obra del Espíritu Santo
IV. El Hijo viene del Padre y juntamente con El
V. El Hijo es el Espíritu
VI. Toda la plenitud de la Deidad mora en El

Texto
Hasta ahora hemos visto que Dios es uno. Pero este Dios es triuno: el Padre, el Hijo y el Espíritu; los Tres son Dios, son eternos, coexisten y moran el Uno en el Otro eternamente. El Padre es Dios, el Hijo es Dios y el Espíritu es Dios. El Padre, el Hijo y el Espíritu no existen en diferentes tiempos como tres distintos modos o etapas sucesivas de un Dios. No son tres Dioses separados, sino un Dios Triuno. ¡Qué Dios tan misterioso! Pero aunque El es misterioso, podemos experimentarlo y disfrutarlo. ¡Aleluya! En esta lección veremos algo más de este misterio, que el Hijo también es el Dios Triuno.
I. EL HIJO ES DIOS
Juan 1:1 dice: “El Verbo era Dios”. Juan 20:28 narra: “Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!”. Filipenses 2:6 declara: “El cual, existiendo en forma de Dios”.
Juan 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

Juan 20:28 Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío!

Filipenses 2:5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,
2:6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse,

Todos estos versículos nos dicen que el Hijo, Jesucristo, es Dios mismo; algunos piensan que es meramente el Hijo de Dios, descartando que sea Dios mismo. Pero la Biblia nos revela claramente que si bien El es el Hijo de Dios, es Dios mismo y no una Persona separada de Dios. El es el propio Dios: era Dios en el principio, en la eternidad pasada; era Dios mientras vivió en la tierra como hombre hace dos mil años; es Dios hoy en día, y seguirá siendo Dios por la eternidad.

II. EL HIJO ES EL PADRE
Otra parte de este misterio es que el Hijo es el Padre. Isaías 9:6 dice: “Hijo nos es dado ... y se llamará Su nombre Padre eterno”. El mismo Señor Jesús dijo en Juan 14:9-10: “El que me ha visto a Mí, ha visto al Padre ... Yo estoy en el Padre, y el Padre está en Mí”.
Isa 9:6 Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.

Juan 14:9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?
14:10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.
Aquí la Biblia declara otra vez que Jesús el Hijo es también el Padre. El Padre y el Hijo son uno. El Hijo también es el Padre. No sabemos cómo el Hijo puede ser también el Padre, pero esto es lo que la Biblia declara, y nosotros simplemente lo creemos.

III. LA ENCARNACIÓN DEL HIJO
ES POR OBRA DEL ESPÍRITU SANTO
En Mateo 1:18 dice: “María ... se halló que estaba encinta por obra del Espíritu Santo”; el versículo 20 añade: “Porque lo engendrado en ella, del Espíritu Santo es”; y en Lucas 1:35 leemos: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti ... por eso también lo santo que nacerá, será llamado Hijo de Dios”. Estos versículos muestran que el Hijo nació del Espíritu Santo. Su fuente fue el Espíritu Santo. El Espíritu intervino y apareció el Hijo. En este sentido, podríamos decir que el Espíritu se hizo el Hijo en Su encarnación, esto significa que en el ser de Jesús está la esencia misma del Dios Triuno.

IV. EL HIJO VIENE DEL PADRE Y JUNTAMENTE CON EL
Juan 6:46 declara: “No que alguno haya visto al Padre, sino Aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre”. 
Juan 6:46 No que alguno haya visto al Padre, sino aquel que vino de Dios; éste ha visto al Padre.
La palabra “de” en griego es “para ” que significa “al lado de”. El sentido aquí es “desde y con”. El Señor no sólo viene de Dios, sino también con Dios. Aunque procede de Dios, El todavía está con Dios (Jn. 8:16, 29; 16:27).
Juan 8:16 Y si yo juzgo, mi juicio es verdadero; porque no soy yo solo, sino yo y el que me envió, el Padre.

Juan 8:29 Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.

Juan 16:26 En aquel día pediréis en mi nombre; y no os digo que yo rogaré al Padre por vosotros,
16:27 pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me habéis amado, y habéis creído que yo salí de Dios.
Cuando usted recibe al Hijo, recibe también al Padre, porque el Padre está con El (1 Jn. 2:23).
1Jn 2:23 Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre.
V. EL HIJO ES EL ESPÍRITU
Además, el Hijo también es el Espíritu. Algunos piensan que el Hijo está separado del Espíritu y es diferente del Espíritu. Ellos piensan que el Espíritu “representa” al Hijo. Pero de acuerdo con la Biblia, el Hijo no sólo nació del Espíritu, vivió conforme al Espíritu, y trabajó y luchó por el Espíritu (Lc. 4:14; Mt. 12:28),
Lucas 4:14 Y Jesús volvió en el poder del Espíritu a Galilea, y se difundió su fama por toda la tierra de alrededor.

Mateo 12:28 Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.
sino que también fue hecho el Espíritu por medio de la crucifixión y la resurrección. En 1 Corintios 15:45 dice que “Fue hecho ... el postrer Adán, Espíritu vivificante”. Aquí el “postrer Adán” se refiere al Hijo, a Jesús, quien murió para poner fin al linaje de Adán. El fue hecho el Espíritu vivificante en resurrección.
1Co 15:45 Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante.
En 2 Corintios 3:17 leemos: “El Señor es el Espíritu”. No queda la menor duda de que el Hijo no es solamente el Padre, sino también el Espíritu en resurrección.
2Co 3:17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

VI. TODA LA PLENITUD DE LA DEIDAD MORA EN EL
Por medio de todos estos puntos debemos entender claramente que el Hijo es el Dios Triuno completo. El no es simplemente el segundo de la Trinidad, ni sólo la tercera parte de la Trinidad. Tampoco es un Dios separado o algo aparte de Dios. Más bien, El Señor Jesús es el Dios Todopoderoso, el Padre Eterno; El fue concebido del Espíritu Santo e incluso es el Espíritu; y vino “desde y con” el Padre. Por eso Colosenses 1:19 dice: “Por cuanto agradó a toda la plenitud habitar en El”, y 2:9 agrega: “Porque en El habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”.
Col 1:19 por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud,

Col 2:9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,

Cristo es la corporización del Dios Triuno; toda la plenitud del Dios Triuno mora en El corporalmente. Por consiguiente, El contiene todo lo que Dios es y expresa a Dios en todas Sus riquezas. ¡Qué maravillosa Persona es el Hijo!
Preguntas
1. ¿Qué versículo se refiere al Hijo como Dios?
2. ¿En cuál versículo el Hijo es llamado el Padre?
3. ¿Cuál versículo revela que el Hijo es el Espíritu?

________________________________________
Lección cuatro
EL ESPIRITU ES LA CONSUMACIÓN MÁXIMA DEL DIOS TRIUNO

Lectura bíblica
Jn 4:24; 14:26; 15:26; 1 Co. 12:3;
Jn. 1:1, 14; 1 Co. 15:45b.

Bosquejo
I. Dios es Espíritu
II. El Espíritu es enviado por el Padre y el Hijo, y viene “desde y con” el Padre
III. El Espíritu viene en el nombre del Hijo
IV. El Espíritu es la consumación máxima, la expresión final, del Dios Triuno

Texto
Ahora debemos ver que el Espíritu es también el Dios Triuno. El Espíritu no es la tercera parte de Dios, ni es simplemente cierta clase de poder, ni una paloma; antes bien, es el propio Dios Triuno. Cuando usted recibe al Espíritu, recibe al Dios Triuno.

I. DIOS ES ESPÍRITU
Juan 4:24 dice que “Dios es Espíritu”. El hecho de que el Dios Triuno sea Espíritu, alude a la esencia de Dios.
Juan 4:24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.
Por ejemplo, la esencia de una mesa de madera es madera, por eso decimos que la mesa es madera. La esencia de Dios es Espíritu, por eso decimos que Dios es Espíritu. Nunca debemos pensar, como algunos, que sólo un tercio de Dios es Espíritu. El Dios completo, el Dios Triuno —el Padre, el Hijo y el Espíritu— es Espíritu.

II. EL ESPIRITU ES ENVIADO POR EL PADRE Y EL HIJO, Y VIENE “DESDE Y CON” EL PADRE
En Juan 14:26 el Señor (el Hijo) declaró: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en Mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que Yo os he dicho”. En Juan 15:26 el Señor añadió: “Pero cuando venga el Consolador, a quien Yo os enviaré del Padre, el Espíritu de realidad, el cual procede del Padre, El dará testimonio acerca de Mí”. Primero en 14:26 dice que el Padre enviará al Espíritu; luego en 15:26 dice que el Hijo mismo enviará al Espíritu. Entonces, ¿quién envió al Espíritu: el Padre o el Hijo? Debemos afirmar que el Espíritu fue enviado por ambos, por el Padre y por el Hijo, porque como vimos en la lección anterior, el Padre y el Hijo son uno. El enviar del Padre es el enviar del Hijo, y el enviar del Hijo es el enviar del Padre, porque ambos son uno. El Espíritu Santo no solamente es enviado por el Padre, sino también viene de El y con El. Hemos aprendido de la lección tres que la palabra griega “de” significa “al lado de”, y a menudo significa “desde y con”. Cuando el Padre envía al Espíritu, El viene con el Espíritu. El Espíritu viene del Padre y con el Padre. Cuando el Padre envía al Espíritu, El viene juntamente con el Espíritu. El Padre es la fuente. El Hijo está en el Padre y el Padre está en el Hijo. Así que, cuando el Espíritu viene, el Padre y el Hijo vienen también; es el Dios Triuno completo quien viene.

III. EL ESPIRITU VIENE EN EL NOMBRE DEL HIJO
En Juan 14:26 el Espíritu Santo viene en el nombre del Hijo para ser la realidad de Su nombre.
Juan 14:26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.
¿Qué significa “en Mi nombre”? El nombre es el Hijo mismo; y el Espíritu es la Persona, el Ser, del Hijo. Cuando invocamos el nombre del Hijo, obtenemos al Espíritu (1 Co. 12:3).
1Co 12:3 Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.
El Hijo vino en el nombre del Padre (Jn. 5:43),
Juan 5:3 En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua.
porque el Hijo y el Padre son uno (Jn. 10:30).
Juan 10:30 Yo y el Padre uno somos.
El Espíritu viene en el nombre del Hijo porque el Espíritu y el Hijo también son uno (2 Co. 3:17).
2Co 3:17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.
Este es el Dios Triuno —el Padre, el Hijo y el Espíritu— como el Espíritu que nos alcanza.
En conclusión, el Padre envía al Espíritu y viene juntamente con El. Ya que el Espíritu viene con el Padre, el Padre viene juntamente con el Espíritu, y el Espíritu también viene en el nombre del Hijo y como el Hijo. Cuando el Espíritu viene, es el Hijo quien viene. Por lo tanto, cuando el Espíritu viene, los Tres están presentes.

IV. EL ESPIRITU ES LA CONSUMACION MAXIMA,
LA EXPRESION FINAL, DEL DIOS TRIUNO
Veamos los siguientes versículos. Juan 1:1 dice: “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”. Juan 1:14 declara: “Y el Verbo se hizo carne, y fijó tabernáculo entre nosotros”. Isaías profetizó: “Hijo nos es dado ... y se llamará su nombre ... Padre eterno” (Is. 9:6). El Verbo que era Dios se hizo carne, y esa carne simplemente se refiere a nuestro Señor Jesucristo; este Jesús también es el Padre eterno. En 1 Corintios 15:45 se revela que el postrer Adán fue hecho el Espíritu vivificante. Todos los buenos estudiantes de la Biblia están de acuerdo con que el postrer Adán fue Cristo en la cruz, quien dio fin al linaje de Adán. Cristo, por medio de la muerte y resurrección, se hizo el Espíritu dador de vida. ¡Aleluya! Lo que vemos aquí es que el Hijo, quien estaba con el Padre y quien es el Padre, fue hecho el Espíritu. El Espíritu es simplemente la consumación máxima, la expresión final, del Dios Triuno. Cuando recibimos al Espíritu, recibimos al Dios Triuno. Todo lo que el Padre es, planeó y determinó, junto con todo lo que el Hijo realizó, obtuvo y logró, se hace ahora real y disponible para nosotros en este Espíritu.
El nombre del Espíritu es “Señor Jesús”, ya que El vino en el nombre del Hijo. De manera que, cuando invocamos: “Señor Jesús”, ¡obtenemos al Espíritu, quien es el Dios Triuno! Necesitamos invocarle a diario, desde la mañana hasta la noche, estemos tristes o alegres. Cuando no sepamos qué hacer, debemos invocarle; y cuando sepamos exactamente qué hacer, debemos invocarle aún más. Cuando nos sentimos en el espíritu, debemos invocarle, y cuando nuestros amigos nos inviten a hacer cosas que no son del Señor, debemos invocarle aun más y en voz audible. El Espíritu, o sea, el Dios Triuno, vendrá a salvarnos de cualquier situación, incluso de nosotros mismos. ¡Aleluya! ¡Qué manera de ser rescatados! ¡Alabamos al Señor que El pasó por un proceso para llegar a ser el Espíritu y nos ha dado Su nombre para invocarle: “Señor Jesús”! Ahora podemos experimentar la salvación completa del Dios Triuno de una manera sencilla, diaria y a cada momento. ¡Aleluya!
Preguntas
1. ¿Quién envió al Espíritu? Cite referencias.
2. ¿Por qué cuando invocamos: “¡Señor Jesús!”, viene el Espíritu?
3. Explique a sus compañeros cómo el Dios Triuno completo viene con el Espíritu.
4. ¿Qué significa decir: “El Señor pasó por un proceso”? Cite referencias.

________________________________________
Lección cinco
EL DIOS TRIUNO EN SUS ASPECTOS ESENCIAL Y ECONÓMICO


Lectura bíblica
Ef. 1:3-13; Jn. 14:17.

Bosquejo
I. El Dios Triuno en Su aspecto esencial
II. El Dios Triuno en Su aspecto económico
III. La economía de Dios consiste en impartirnos Su esencia: Su vida y Su ser

Texto
Nuestro Dios es maravilloso y misterioso. Hemos visto que aunque El es uno, El es el Padre, el Hijo y el Espíritu. Es uno y a la vez tres; es tres y a la vez uno. Aunque no podemos entender este gran misterio, sin duda la Biblia revela estos dos aspectos de Dios, el hecho de que es tres y a la vez uno. Esto ha confundido a muchos por casi dos mil años. Nuestra mente humana no puede comprender cómo nuestro Dios puede ser triuno, pero en esta lección veremos por qué El es triuno. El hecho de que Dios sea triuno no es simplemente una realidad interesante, sino que ¡es revelado para que lo experimentemos y disfrutemos! Para comprender esto podemos usar dos términos muy significativos: esencial y económico.

I. EL DIOS TRIUNO EN SU ASPECTO ESENCIAL
Dios es uno en Su esencia. Esto significa que en Su vida y Su ser, El es uno, siempre uno y eternamente uno. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo nunca están separados, ya que moran el Uno en el Otro. Son distintamente tres, pero jamás separados como tres, porque en esencia, vida y ser, Dios es sólo uno. El Padre envió al Hijo, pero también vino en el Hijo. El Padre está en el Hijo y el Hijo está en el Padre. Aún más, el nombre del Hijo es “Padre”. El Hijo fue concebido del Espíritu, vivió por el Espíritu y finalmente llegó a ser el Espíritu vivificante. El Hijo jamás partió del Padre, y el Espíritu es lo que el Hijo llegó a ser. Estos Tres coexisten desde la eternidad y por la eternidad; moran el Uno en el Otro eternamente, y son uno en esencia, vida y ser.
II. EL DIOS TRIUNO EN SU ASPECTO ECONOMICO
Si los Tres de la Trinidad son esencialmente uno, tal vez usted se pregunte por qué la Biblia habla del Padre, el Hijo y el Espíritu. Esto se debe a que Dios tiene una economía. La economía de Dios se refiere al plan, los arreglos, la obra y las actividades de Dios. El deseo del corazón de Dios es obtener un grupo de personas que sean llenas de El a fin de que le expresen en unidad. La manera en que El logra esto es Su economía. La economía de Dios consiste en forjarse en Sus escogidos y redimidos como su vida y su todo, con miras a hacer de ellos Sus muchos hijos y miembros de Su Cuerpo, a fin de que le expresen. Esta expresión es la iglesia. El Padre, el Hijo y el Espíritu tienen una función distinta con el fin de llevar a cabo este maravilloso plan.
En Efesios 1:3-13
Eph 1:3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,
Eph 1:4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,
Efesios 1:5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,
1:6 para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado,
1:7 en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia,
1:8 que hizo sobreabundar para con nosotros en toda sabiduría e inteligencia,
1:9 dándonos a conocer el misterio de su voluntad, según su beneplácito, el cual se había propuesto en si mismo,
1:10 de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra.
1:11 En él asimismo tuvimos herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,
1:12 a fin de que seamos para alabanza de su gloria, nosotros los que primeramente esperábamos en Cristo.
1:13 En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa,
1:14 que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria.
Se muestra claramente la Trinidad en Su aspecto económico. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo ... según nos escogió en El antes de la fundación del mundo ... predestinándonos para filiación por medio de Jesucristo para Sí mismo, según el beneplácito de Su voluntad ... en quien tenemos redención por Su sangre, el perdón de los delitos según las riquezas de Su gracia ... dándonos a conocer el misterio de Su voluntad, según Su beneplácito, el cual se había propuesto en Sí mismo ... en El asimismo fuimos designados como herencia, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el consejo de Su voluntad ... en El también vosotros, habiendo oído la palabra de la verdad, el evangelio de vuestra salvación, y en El habiendo creído, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa”.
¿Se dan cuenta que aquí se mencionan los tres de la Deidad? Si estudiamos estos versículos detenidamente, descubriremos algo maravilloso del Dios Triuno.
Estos versículos nos dicen que Dios el Padre planeó en la eternidad pasada la manera en que todo habría de trabajar para producir la iglesia. El escogió y predestinó a muchas personas para que fueran Sus hijos. Sin embargo, para lograr esto se requería la obra del Hijo: “en quien tenemos redención por Su sangre, el perdón de los delitos”. El Señor Jesús llevó a cabo esto al morir en la cruz. Sabemos que Su muerte lo incluyó todo: en Su muerte crucificó nuestra naturaleza pecaminosa y aplastó la cabeza de Satanás; además, liberó la vida divina, del mismo modo que al sembrar un grano de trigo se libera la vida que hay en su interior. ¡Aleluya por la obra del Hijo! Finalmente, leemos que fuimos “sellados con el Espíritu Santo”. Esto simplemente significa que podemos aplicar a nuestra vida por el Espíritu todo lo que el Padre planeó y lo que el Hijo realizó. El Padre es quien planea, el Hijo es quien lo lleva a cabo y el Espíritu es quien lo aplica. Este es el Dios Triuno en Su aspecto económico.

III. LA ECONOMÍA DE DIOS CONSISTE EN
IMPARTIRNOS SU ESENCIA: SU VIDA Y SU SER
No debemos olvidar que el Padre, el Hijo y el Espíritu son esencialmente uno. Cuando el Padre planeó, El estaba morando mutuamente con el Hijo y el Espíritu. Cuando el Hijo vino a realizar dicho plan, El fue concebido del Espíritu Santo. El Hijo estaba en el Padre y el Padre estaba en el Hijo; incluso el Hijo mismo fue llamado el Padre. Después de Su muerte y resurrección, el Hijo fue hecho el Espíritu vivificante. Cuando el Espíritu se imparte en nosotros, nos trae tanto al Padre como al Hijo. Este Espíritu es simplemente la consumación máxima del Dios Triuno transmitiéndonos todo lo que el Dios Triuno planeó y realizó. Sin este Espíritu, el hombre no podría ser objeto de la elección del Padre ni de la redención del Hijo. El Espíritu es la aplicación. ¡Aleluya! No somos un pueblo con sólo el conocimiento acerca de Dios o de algunas doctrinas de la Biblia; más bien, por medio de este Espíritu podemos disfrutar todo lo que el Padre planeó y el Hijo realizó. Ahora, todo lo que Dios es, todo lo que Cristo es, y todo lo que Cristo realizó, obtuvo y alcanzó, se hace real a nosotros por el Espíritu. Por eso el Espíritu es llamado el Espíritu de realidad (Jn. 14:17).
Juan 14:16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:
Juan 14:17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
¿Podemos ver ahora por qué Dios tiene que ser triuno? El es esencialmente uno, pero económicamente tres, a fin de que podamos disfrutarle. La economía de Dios consiste en impartir todo Su ser en nosotros. Pero si El sólo fuera uno esencialmente sin ser tres económicamente, no podría llevar a cabo Su propósito. Por otro lado, si el Padre, el Hijo y el Espíritu fueran tres Dioses y no uno, sólo podríamos recibir al Espíritu, es decir, uno de los Tres. Si éste fuera el caso, careceríamos de todas las riquezas del Padre y de todos los logros del Hijo. Pero alabémosle, ¡El es tres en uno! El Padre planeó, el Hijo realizó y el Espíritu ahora está listo para transmitirnos al Dios Triuno. Cuando invocamos: “Señor Jesús”, el Espíritu todo-inclusivo entra en nosotros impartiéndonos la totalidad del Dios Triuno. Recibimos al Padre, al Hijo y al Espíritu, con todo lo que El es y ha realizado. Este Espíritu es el paquete todo-inclusivo. ¡Amén!
Preguntas
1. ¿Qué es la economía de Dios?
2. ¿Cuáles son las distintas funciones del Padre, el Hijo y el Espíritu?
3. ¿Qué significa decir que el Padre, el Hijo y el Espíritu son uno “esencialmente”?

________________________________________
Lección seis
EL MORAR MUTUO DEL DIOS TRIUNO Y SUS CREYENTES


Lectura bíblica
Jn. 17:21; Ef. 4:6; Gá. 2:20; Col. 1:27;
Jn. 14:17; 1 Jn. 2:23; Ro. 8:9-10; Mt. 28:19;
1 Co. 1:30; Ro. 6:3; 1 Co. 12:13.

Bosquejo
I. El Dios Triuno está en nosotros
II. Nosotros estamos en el Dios Triuno
III. Morar mutuamente con el Dios Triuno

Texto
La economía de Dios consiste en que El se imparte en nuestro ser. Ya que el Dios Triuno es esencialmente uno, el Dios Triuno completo ha entrado en nosotros. No hemos recibido un tercio de Dios, sino la totalidad del Dios Triuno. Al creer e invocar Su nombre, el Dios Triuno entra en nosotros y nosotros entramos en El. Ahora, este Dios Triuno está en nosotros y nosotros estamos en El. ¡Aleluya, moramos mutuamente con este Dios Triuno! No sólo el Padre, el Hijo y el Espíritu moran el Uno en el Otro, sino que Sus creyentes también participan de este mutuo morar. En Juan 17:21 el Señor Jesús oró: “Como Tú, Padre, estás en Mí, y Yo en Ti, que también ellos estén en Nosotros”.
Juan 17:20 Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos,
Juan 17:21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste.

I. EL DIOS TRIUNO ESTA EN NOSOTROS
Efesios 4:6 nos dice que el Padre está en nosotros: “Un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos”.
Efesios 4:6 un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.
El Hijo, Jesucristo, también está en nosotros, según lo revela Gálatas 2:20: “mas vive Cristo en mí”,
Gal 2:20 Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
y Colosenses 1:27 dice: “Cristo en vosotros, la esperanza de gloria”.
Col 1:27 a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria,

Antes de Su crucifixión, el Señor Jesús indicó a Sus discípulos que el Espíritu estaría en ellos: “El Espíritu de realidad ... estará en vosotros” (Jn. 14:17).
Juan 14:16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre:
Juan 14:17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
Podemos ver claramente en estos versículos que el Padre, el Hijo y el Espíritu están en nosotros. ¿Pero, cuántos hay realmente en usted? ¿Moran tres Dioses en usted? No. Sólo mora un Dios en usted. ¿Quién es este único Dios? Es el Dios Triuno: el Padre, el Hijo y el Espíritu. No tenemos tres Dioses en nosotros; nuestra experiencia confirma que mora un sólo Dios en nosotros. El Padre está en el Hijo a fin de estar en nosotros, y el Hijo, quien está en nosotros, es el Espíritu. El Espíritu en nosotros es el Hijo en nosotros, y el Padre está en el Hijo a fin de estar en nosotros. Por lo tanto, mientras tengamos al Espíritu, también tenemos al Hijo y al Padre.
En 1 Juan 2:23 dice: “Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre”. Además, Romanos 8:9-10 revela que el Espíritu de Cristo en nosotros es Cristo mismo.
Romanos 8:9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.
Romanos 8:10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.
Por lo tanto, cuando el hombre tiene al Espíritu, también tiene al Hijo, y cuando el hombre tiene al Hijo, también tiene al Padre. El Padre está en el Hijo, y el Hijo es el Espíritu que entra en nosotros para que podamos tener y disfrutar a tal Dios Triuno. En terminología hay tres, pero en experiencia hay solamente uno. Esto es un verdadero misterio.

II. NOSOTROS ESTAMOS EN EL DIOS TRIUNO
En Mateo 28:19 el Señor mandó a Sus discípulos a bautizar a los nuevos creyentes en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Cuando fuimos bautizados después de haber creído en el Señor Jesús, no sólo el Dios Triuno entró en nosotros, sino también nosotros fuimos puestos en el Dios Triuno, esto es, dentro de El.
El Señor oró en Juan 17:21: “Para que todos sean uno; como Tú, Padre, estás en Mí, y Yo en Ti, que también ellos estén en Nosotros”. Primera de 1 Juan 2:24 dice: “También vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre”.
1Jn 2:24 Lo que habéis oído desde el principio, permanezca en vosotros. Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre.
Estos versículos muestran claramente que no sólo el Padre y el Hijo están el Uno en el Otro, sino que aun nosotros los creyentes participamos de este morar mutuo en el Dios Triuno.
La Biblia dice específicamente en 1 Corintios 1:30 que estamos en Cristo: “Mas por El estáis vosotros en Cristo Jesús”.
1Co 1:30 Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención;
1Co 1:31 para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.
También Romanos 6:3 afirma que cuando somos bautizados, somos puestos en Cristo Jesús.
Rom 6:3 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?
Además, en 1 Corintios 12:13 dice: “Porque en un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un solo cuerpo ... y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu”;
1Co 12:13 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.
y en 1 Corintios 12:3 leemos: “Nadie puede decir: ¡Jesús es Señor!, sino en el Espíritu Santo”.
1Co 12:3 Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.
Podemos ver que la Biblia revela que estamos en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Estamos en el Dios Triuno. Al invocar Su nombre: “Señor Jesús”, recibimos al Dios Triuno y somos puestos en el Dios Triuno. ¡Aleluya! Esto es tan maravilloso. Dios está en nosotros y nosotros estamos en Dios. Moramos mutuamente con el Dios Triuno. Ya no somos aquellos despreciables pecadores destinados al infierno; tampoco somos cristianos que irán al cielo. ¡No! Hemos sido librados de la muerta eterna, que es la condenación de Dios, pero mucho más, ahora somos uno con el Dios Triuno. El vive en nosotros y nosotros en El. ¡Alabado sea el Señor! ¡Aleluya! ¡Amén!

III. MORAR MUTUAMENTE CON EL DIOS TRIUNO
Por consiguiente, cuando usted sea tentado por sus amigos a ir a un lugar inapropiado como alguna sala de cine, o a participar de cosas malignas, recuerde que no está solo. ¿Cree usted que a Dios le gustaría ir a tales lugares o practicar tales cosas? Si usted va, lo obligará a El a ir con usted a dicho lugar. A dondequiera que usted vaya o cualquier cosa que haga, usted y el Dios Triuno estarán juntos, ya que moran mutuamente. El nunca lo dejará, ni tampoco usted podrá separarse de El. En esos momentos de tentación, invoque el nombre del Señor Jesús para tocar al Dios Triuno en su interior, y luego, huya de esas tentaciones. Cuando esté con sus amigos puede impartir a Dios en ellos, hablándoles acerca de este maravilloso Dios Triuno, de Su salvación plena y de su mutuo morar con El. Si usted hace esto, Satanás no lo podrá tocar, el mundo no podrá influenciarlo, toda la creación estará sometida a usted y sus amigos sinceramente se lo agradecerán. Entonces Dios estará feliz en usted. ¡Aleluya! ¡Alabado sea el Señor! ¡Qué relación tan maravillosa tenemos con nuestro Dios! ¡Podemos morar mutuamente con El!
Preguntas
1. Cite tres versículos que demuestren que el Padre, el Hijo y el Espíritu están en nosotros.
2. ¿Fue puesto usted en el Dios Triuno? ¿Cuándo?
3. ¿Cómo es posible que moremos mutuamente con el Dios Triuno?
4. Testifique a sus compañeros cómo el Dios Triuno lo ha salvado recientemente de la tentación del mundo.

________________________________________
Lección siete
EL DIOS TRIUNO SEGUN SE REVELA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO


Lectura bíblica
Gn. 1:1, 26; 11:7; Ex. 3:6; 1 Co. 1:9;
Ef. 1:3-5; Col. 2:9; Ap. 4:5; 1 Co. 10:4;
Jn. 19:34; 7:39; 1 Co. 12:13.

Bosquejo
I. El Dios Triuno revelado en el Antiguo Testamento
II. Dios es triuno en Su relación con el hombre
III. El Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob
IV. El candelero de oro representa al Dios Triuno
V. El Dios Triuno revelado por medio de la roca hendida

Texto
En las seis lecciones anteriores hemos abarcado la verdad básica con respecto al Dios Triuno. Espero que hayamos recibido alguna revelación y que estemos experimentando más de El en nuestra vida diaria. En las seis lecciones siguientes veremos que toda la Biblia nos habla acerca del Dios Triuno. Ciertamente no podemos abarcar todo lo que la Biblia dice acerca del Dios Triuno, pero mencionaremos algunos de los puntos más cruciales.
La estructura de toda la Biblia se reduce simplemente al Dios Triuno y Su salvación completa. Dios es triuno al relacionarse con el hombre, salvarlo e impartirse en él. Por medio de esta salvación, los hombres se convierten en hijos de Dios y miembros del Cuerpo de Cristo.

I. EL DIOS TRIUNO REVELADO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO
Debemos darnos cuenta de que antes del nacimiento de Cristo, el Antiguo Testamento ya hablaba de Dios y de cómo El se relacionaba con Su pueblo escogido. Si bien el Nuevo Testamento comienza con el nacimiento de Jesús, no por ello debemos suponer que la revelación del Padre, el Hijo y el Espíritu sea exclusivamente del relato neotestamentario. De hecho, el Antiguo Testamento está lleno de pasajes que presentan al Dios Triuno siendo experimentado por el hombre; pero en cierto modo, esta enseñanza está escondida y presentada únicamente mediante símbolos. No obstante, lo que a menudo es difícil describir con palabras, puede comprenderse fácilmente mediante un cuadro descriptivo o un ejemplo. Lo mismo sucede con el Dios Triuno. Con la ayuda del Nuevo Testamento, que nos explica los cuadros descriptivos y las figuras del Antiguo, podemos apreciar cuán excelente y disfrutable es nuestro Dios.
La primera oración en el Antiguo Testamento declara: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Gn.1:1).
Gen 1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
La palabra hebrea traducida “Dios” es plural en número, mientras que la forma del verbo “creó” denota un sujeto en singular. Esto significa que Dios es tres-uno. ¡Desde el primer versículo de la Biblia, está implícito el que Dios es triuno!

II. DIOS ES TRIUNO EN SU RELACION CON EL HOMBRE
Aunque Dios es uno, muchas veces en el Antiguo Testamento usa el pronombre plural “Nosotros” para referirse a Sí mismo. En Génesis 1:26
Gen 1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.
El dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen”. Este versículo ciertamente indica que Dios es plural, pues la forma del verbo “hagamos” implica tácitamente el sujeto plural “nosotros”; sin embargo, la palabra hebrea traducida “imagen” se refiere a una persona singular. Así pues, “imagen” —que se refiere a una persona en singular— usa el pronombre plural “nosotros”, lo cual indica que Dios es tres-uno.
Del capítulo 1 de Génesis pasamos al capítulo 3. Después de la caída del hombre, Dios vuelve a usar el pronombre plural “nosotros” para referirse Sí mismo: “Y dijo Jehová Dios: he aquí que el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal” (Gn. 3:22).
Gen 3:22 Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora,  pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.
En Génesis 11 la rebelión del hombre contra Dios llegó al extremo de edificar la torre de Babel y la ciudad de Babel. Entonces Dios dijo: “Ahora, pues, descendamos...” (Gn. 11:7). Aquí de nuevo Dios utiliza el pronombre plural para referirse a Sí mismo.
Gen 11:7 Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero.
Por lo tanto podemos ver claramente que, en Su relación con el hombre, Dios usa el pronombre plural para referirse a Sí mismo: cuando creó al hombre, El usó el pronombre plural para referirse a Sí mismo; cuando trató con el hombre caído, volvió a usar el pronombre plural; y cuando vino a lidiar con la rebeldía del hombre, también lo usó. Esto significa que El se relaciona con el hombre como el Dios Triuno. En Génesis 1, mientras Dios creaba todas las cosas, El nunca usó el pronombre plural para referirse a Sí mismo, aunque el sustantivo que se traduce “Dios” es plural en número. Esto sugiere que en cuanto a Su relación con todas las otras criaturas, Dios era simplemente Dios, pero en cuanto a Su relación con el hombre, El siempre se revela como el Dios Triuno.

III. EL DIOS DE ABRAHAM,
EL DIOS DE ISAAC Y EL DIOS DE JACOB
En Exodo 3:6 el Señor dijo a Moisés: “Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob”. Este versículo revela el aspecto triple de Dios en la relación con Su pueblo escogido. Con el Dios de Abraham, el énfasis recae en el Padre; con el Dios de Isaac, se hace hincapié en el Hijo; y con el Dios de Jacob, se da importancia al Espíritu. Por lo tanto, mediante las experiencias de Abraham, Isaac y Jacob podemos entender mejor que Dios es triuno, es decir, vemos al Padre, al Hijo y al Espíritu.
Primero vemos que Abraham fue llamado a salir de su entorno pagano para participar de la bendición y el propósito divinos, lo cual revela el llamamiento que el Padre hace (1 Co. 1:9; Ef. 1:3-5).
1Co 1:9 Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor.

Efesios 1:3 Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,
Efesios 1:4 según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,
Efesios 1:5 en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,
En segundo lugar vemos en Isaac al hijo prometido de Abraham, a quien luego se le pidió ofrecerlo a Dios en sacrificio. Esto revela al Hijo, quien nos fue prometido por Dios, y quien fue ofrecido a Dios mediante la muerte y resurrección. Por último, en la experiencia de Jacob vemos al Espíritu. Jacob fue una persona que siempre estuvo bajo la disciplina de Dios; él siempre hacía lo posible para que las cosas funcionaran a su manera, pero el Señor siempre arreglaba las circunstancias soberanamente para lograr que Jacob no confiara en sí mismo, sino en Dios. Esto representa la obra transformadora del Espíritu. ¡Aleluya por nuestro Dios! El fue quien nos llamó a Su propósito maravilloso; El es nuestra porción prometida; y es El quien nos está transformando a Su propia imagen. El es el Padre, el Hijo y el Espíritu: el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob.

IV. EL CANDELERO DE ORO REPRESENTA AL DIOS TRIUNO
Éxodo 25 describe el candelero de oro en el tabernáculo, lo cual presenta un cuadro maravilloso del Dios Triuno. Este candelero no debe ser visto superficialmente, como si fuera un simple artefacto que alumbra en la oscuridad, sino que debemos considerar cuidadosamente tres aspectos importantes de este símbolo maravilloso, a saber: el oro, el candelero mismo y las lámparas.
Primero, el candelero fue hecho de un talento de oro puro, que pesa aproximadamente 45 kilos, cuya forma fue labrada sobre una base y en su extremo superior tenía siete lámparas. La sustancia o esencia del candelero era oro puro. En la Biblia, el oro representa la naturaleza de Dios. A diferencia del hierro, el oro no se oxida ni cambia su estructura química. Esto nos muestra que la naturaleza de Dios es inmutable, es decir, que nunca cambia. De aquí que el oro representa a Dios el Padre como la esencia y la fuente.
En segundo lugar, el candelero de oro no era un trozo de oro sin forma, sino que dicho oro había sido forjado y labrado en la forma de un candelero. Esto significa que el oro está corporificado en la forma de Dios el Hijo. Toda la plenitud de la Deidad habita corporalmente en el segundo de la Trinidad (Col. 2:9). Jesucristo posee la forma e imagen de Dios.
Col 2:9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad,
En tercer lugar vemos la expresión del candelero. El candelero tenía la finalidad de brillar, y tal brillo constituía su expresión. Tal expresión emanaba de las siete lámparas. La Biblia nos dice que las siete lámparas son los siete Espíritus de Dios (Ap. 4:5). Por consiguiente, podemos decir que el candelero representa al Dios Triuno en Su expresión: su substancia es el Padre, su forma es el Hijo y su expresión es el Espíritu.
Qué cuadro tan maravilloso del Dios Triuno: el oro, la forma y el brillo. Podemos ver este candelero por toda la Biblia, hasta que finalmente aparece en el último libro, el Apocalipsis. En la lección doce veremos cómo el candelero en Apocalipsis nos muestra algo aún más maravilloso acerca de la expresión del Dios Triuno.

V. EL DIOS TRIUNO REVELADO POR MEDIO DE LA ROCA HENDIDA
La roca hendida mencionada en Exodo 17 es un cuadro que nos muestra que podemos disfrutar al Dios Triuno. A los hijos de Israel se les agotó el agua para beber durante su peregrinaje por el desierto. Entonces, el Señor ordenó a Moisés que golpeara la roca con su vara, a fin de que brotara agua; tan pronto Moisés lo hizo, el agua brotó y el pueblo pudo saciar su sed.
En 1 Corintios 10:4 dice que: “La roca era Cristo”.
1Co 10:4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.
Moisés y su vara representan la autoridad de la ley de Dios. El hecho de que Moisés golpeara la roca muestra que cuando Cristo murió en la cruz, El fue juzgado por la autoridad de la ley divina. Ante los ojos de Dios, el Señor Jesús fue sometido a muerte no por los judíos, sino por la misma ley de Dios. El agua, por ende, representa al Espíritu. De la misma manera que el agua brotó de la roca herida, el Espíritu brotó del Cristo que fue herido por el juicio divino (Jn. 19:34).
Juan 19:34 Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.
Los israelitas no podían obtener agua a no ser por la roca hendida; de igual manera nosotros no podemos obtener al Espíritu a no ser por el Cristo que ha sido juzgado.
Juan 7:37-39
Juan 7:37 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed,  venga a mí y beba.
Juan 7:38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.
Juan 7:39 Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.
…revela que el Espíritu estaría disponible a todo aquel que le bebiera después de que Cristo fuera juzgado en la cruz por nuestros pecados, una vez que resucitara como el Espíritu vivificante.
¡Alabado sea el Señor por Cristo, nuestra Roca herida! El fue juzgado en favor nuestro para que pudiéramos disfrutar la vida eterna. Esta vida está ahora en el Espíritu, y a todos se nos ha dado a beber de este Espíritu (1 Co. 12:13).
1Co 12:13 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.
¿Alguna vez ha tenido dificultades? ¿Alguna vez se ha sentido insatisfecho? ¿Alguna vez se ha quejado? Estas son señales que muestran que estamos “sedientos”. ¡Necesitamos beber! Nadie puede vivir sin agua. Como cristianos, necesitamos beber de las aguas vivientes del Espíritu. ¿Se ha dado cuenta de que tiene una Roca en su espíritu? “¡Oh, Señor Jesús! ¡Oh, Señor Jesús! ¡Tú eres mi roca hendida!” El Señor Espíritu nos reavivará, nos refrescará y nos hará vivientes.
Espero que por medio de esta lección podamos darnos cuenta de que el Antiguo Testamento no consiste meramente en historias acerca de los hijos de Israel, sino que, a la luz del Nuevo Testamento, podamos apreciar cómo estos libros revelan las riquezas infinitas del Dios Triuno, aun cuando apenas hemos abarcado una pequeña sección de los cientos de páginas que hay en las Escrituras. Los ejemplos o cuadros descriptivos presentados en el Antiguo Testamento nos permiten apreciar y disfrutar al Dios Triuno; cada cuadro ciertamente vale más que mil palabras.
Preguntas
1. Hable con sus compañeros de cómo Exodo 3:6 se refiere al Dios Triuno.
2. Escriba una profecía corta de cien palabras acerca de cómo el candelero tipifica al Dios Triuno. Dé referencias.
3. ¿Ha bebido usted del agua viva?

________________________________________
Lección ocho
EL DIOS TRIUNO SEGUN SE REVELA EN LOS EVANGELIOS Y EN HECHOS


Lectura bíblica
Lc. 15:4-32; Hch. 2:21; 9:14; 22:16; 8:16; 19:5.

Bosquejo
I. El amor del Dios Triuno hacia los pecadores
(Lucas 15)
II. El Dios Triuno en el libro de Hechos
A. La práctica de invocar el nombre del Señor
B. La práctica de ser bautizados en el Señor

Texto
El Dios Triuno se revela progresivamente desde Génesis hasta Apocalipsis. Aunque el Antiguo Testamento muestra muchos aspectos del Dios Triuno, eso no es suficiente para entenderlo cabalmente, ya que El es presentado de una manera velada y simbólica. Sin embargo, en el Nuevo Testamento, comenzando con los cuatro evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, la revelación del Dios Triuno es más abundante y clara. Mateo 28:19 es el primer libro de la Biblia que menciona claramente a los tres de la Trinidad en conjunto. Los evangelios son una gran revelación de la distinción entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; Dios es tres económicamente a fin de llevar a cabo Su propósito.
Mateo, Marcos y Lucas hablan acerca de la venida de Jesús el Hijo y de Su obra redentora. El evangelio de Juan profundiza más para mostrarnos que este Jesús es el Dios Triuno, quien viene para ser nuestra vida esencialmente. El evangelio de Juan, entre todos los libros de la Biblia, es el que con mayor frecuencia se refiere a la vida divina y a la relación entre el Padre, el Hijo y el Espíritu. Ya hemos utilizado muchos versículos de Juan para describir al Dios Triuno y nuestra experiencia de El; sin embargo, hay un pasaje de Lucas que debemos considerar en esta lección.

I. EL AMOR DEL DIOS TRIUNO HACIA
LOS PECADORES (LUCAS 15)
Lucas 15 revela el amor del Dios Triuno hacia los pecadores. Hay tres parábolas en este capítulo que, a manera de cuadros maravillosos, describen la salvación que la Trinidad Divina lleva a cabo. Las tres parábolas se refieren a los tres de la Trinidad Divina. La primera parábola habla acerca del pastor que sale a buscar una oveja perdida (vs. 4-7); esto hace referencia al Hijo.
Lucas 15:4 ¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla?
Lucas 15:5 Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso;
Lucas 15:6 y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido.
Lucas 15:7 Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.
La segunda parábola habla acerca de la mujer que enciende una lámpara para buscar una moneda perdida (vs. 8-10)…
Lucas 15:8 ¿O qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una dracma, no enciende la lámpara, y barre la casa, y busca con diligencia hasta encontrarla?
Lucas 15:9 Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinas, diciendo: Gozaos conmigo, porque he encontrado la dracma que había perdido.
Lucas 15:10 Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.
…esto señala a la persona del Espíritu Santo. La tercera y última parábola habla acerca del padre amoroso que recibe de regreso a su hijo pródigo o despilfarrador (vs. 11-32);
Lucas 15:11 También dijo: Un hombre tenía dos hijos;
Lucas 15:12 y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.
Lucas 15:13 No muchos días después, juntándolo todo el hijo menor, se fue lejos a una provincia apartada;  y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.
Lucas 15:14 Y cuando todo lo hubo malgastado, vino una gran hambre en aquella provincia, y comenzó a faltarle.
Lucas 15:15 Y fue y se arrimó a uno de los ciudadanos de aquella tierra, el cual le envió a su hacienda para que apacentase cerdos.
Lucas 15:16 Y deseaba llenar su vientre de las algarrobas que comían los cerdos, pero nadie le daba.
Lucas 15:17 Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre!
Lucas 15:18 Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.
Lucas 15:19 Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros.
Lucas 15:20 Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó.
Lucas 15:21 Y el hijo le dijo: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti, y ya no soy digno de ser llamado tu hijo.
Lucas 15:22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies.
Lucas 15:23 Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta;
Lucas 15:24 porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado. Y comenzaron a regocijarse.
Lucas 15:25 Y su hijo mayor estaba en el campo; y cuando vino, y llegó cerca de la casa, oyó la música y las danzas;
Lucas 15:26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.
Lucas 15:27 El le dijo: Tu hermano ha venido; y tu padre ha hecho matar el becerro gordo, por haberle recibido bueno y sano.
Lucas 15:28 Entonces se enojó, y no quería entrar. Salió por tanto su padre, y le rogaba que entrase.
Lucas 15:29 Mas él, respondiendo, dijo al padre: He aquí, tantos años te sirvo, no habiéndote desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos.
Lucas 15:30 Pero cuando vino este tu hijo, que ha consumido tus bienes con rameras, has hecho matar para él el becerro gordo.
Lucas 15:31 El entonces le dijo: Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.
Lucas 15:32 Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado.
…esto alude al Padre celestial.
La secuencia de estas parábolas no corresponde a la secuencia esencial presentada en Mateo 28:19,
Mat 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
…la cual hace referencia a la persona misma del Dios Triuno, sino que corresponde a nuestra experiencia progresiva de acceso o entrada al Dios Triuno, como se menciona en Efesios 2:18.
Efesios 2:17 Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca;
Efesios 2:18 porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre.
En los cuatro evangelios, el Hijo, caracterizado como el buen Pastor, viene primero a efectuar la redención; éste es el fundamento de la salvación de Dios. Luego en Hechos el Espíritu interviene para encontrarnos, lo cual resulta en nuestro arrepentimiento. Y finalmente, regresamos a Dios el Padre, quien nos espera y nos recibe.
El Hijo como Pastor vino al desierto en busca de la oveja perdida (v. 4). A los ojos de Dios el mundo entero es un desierto, un lugar árido y desolado donde todos están perdidos. La manera en que el Hijo nos busca es que muere por nosotros (Jn. 10:15).
Juan 10:14 Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen,
Juan 10:15 así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.
El Espíritu Santo vino para encontrarnos, tal como la mujer buscó la moneda perdida en la casa (v. 8). La casa denota nuestra persona, nuestro ser. La obra “barredora” del Espíritu consiste en alumbrar todo nuestro ser: la mente, la parte emotiva, la voluntad y la conciencia, de una manera detallada y cuidadosa a fin de encontrarnos. La lámpara utilizada por la mujer representa la palabra de Dios (Sal. 119:105, 130).
Salmo 119:105 Lámpara es a mis pies tu palabra,
Y lumbrera a mi camino.

Salmo 119:130 La exposición de tus palabras alumbra;
Hace entender a los simples.
El Espíritu usa la palabra para poner al descubierto nuestra posición y condición. Este es el significado de ser “hallados”. Después de ser alumbrados nos arrepentimos, lo cual significa que tomamos la decisión de volver al Padre. El Padre aguarda nuestro retorno (v. 20) y finalmente nos trae de regreso a Su casa (v. 25), que es la iglesia.
¡Qué maravilloso es el amor divino expresado en estas parábolas! ¿Alguna vez se ha considerado usted como una oveja perdida en el desierto? Lea Lucas 15 otra vez mientras estudia esta lección. Apreciará cuán preciosos somos para el Dios Triuno.

II. EL DIOS TRIUNO EN EL LIBRO DE HECHOS
Los evangelios narran el ministerio del Jesús encarnado mientras estuvo en la tierra. Posteriormente, Hechos describe la obra del Cristo resucitado y ascendido a los cielos. Esta obra se lleva a cabo en la tierra por medio de los creyentes, en quienes El vive. Esto es posible debido a que el Señor se hizo el Espíritu vivificante, y como tal El puede entrar en ellos. Todo lo que el Señor Jesús obtuvo se imparte y se aplica en los discípulos a fin de que ellos sean la propagación de Cristo y establezcan iglesias por todo el mundo. A la vez, el libro de Hechos muestra dos prácticas mediante las cuales podemos participar del Dios Triuno y disfrutarle, que son: invocar el nombre del Señor y ser bautizados.
A. La práctica de invocar el nombre del Señor
A pesar de que la práctica de invocar al Señor se menciona frecuentemente en el Antiguo Testamento, en el Nuevo Testamento se menciona por primera vez en Hechos 2:21
Hechos 2:21 Y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

…cuando Pedro predicaba el evangelio. Los primeros cristianos eran reconocidos porque invocaban el nombre del Señor (Hch. 9:14, 21).
Hechos 9:14 y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre.

Hechos 9:21 Y todos los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes?
Inmediatamente después de que Saulo de Tarso, quien se convirtiera en Pablo, fue cautivado por el Señor, Ananías le instó a que fuera bautizado invocando el nombre del Señor (Hch. 22:16).
Hechos 22:16 Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.
Invocar Su nombre es la manera más práctica de disfrutar todo lo que el Dios Triuno es, tal como amor y luz, y todo lo que El ha realizado y obtenido, tal como el perdón de pecados, así como el logro de Su ascensión. Todos sabemos que Su nombre hoy es “Señor Jesús”. Ahora podemos disfrutar ricamente al Dios Triuno que se procesó en los evangelios, al ejercitar nuestro espíritu e invocar: “¡Señor Jesús!”
B. La práctica de ser bautizados en el Señor
En Mateo 28:19
Mat 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

… el Señor encargó a los discípulos que bautizaran a los creyentes en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Pero vemos que más tarde, en el libro de Hechos, ellos bautizaban en el nombre del Señor Jesús (Hch. 8:16; 19:5).
Hechos 8:14 Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén oyeron que Samaria había recibido la palabra de Dios, enviaron allá a Pedro y a Juan;
Hechos 8:15 los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo;
Hechos 8:16 porque aún no había descendido sobre ninguno de ellos, sino que solamente habían sido bautizados en el nombre de Jesús.

Hechos 19:5 Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.
¿Cometieron ellos un error? Ciertamente no. Más bien, este hecho confirma lo que hemos dicho anteriormente; esto es, que El Señor Jesús es la corporificación del Dios Triuno. El es el Dios Triuno. De manera que, ser bautizados en el nombre del Señor Jesús equivale a ser bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Cuando usted fue bautizado en el nombre del Señor Jesús, fue puesto en la Persona misma del Señor, es decir, en el Dios Triuno. ¡Ya no está más en usted mismo ni en el mundo, sino en Dios!
Saulo odió la iglesia y persiguió a los creyentes hasta que el Señor lo salvó. Cuando se bautizó, todo su pasado quedó enterrado y él fue puesto en Cristo. En ese momento experimentó el lavamiento de sus pecados e invocó el nombre del Señor. Al invocar al Señor recibió la Persona misma en la cual estaba siendo bautizado.
Quizá usted no se sienta tan malo como Saulo, que encarcelaba a los creyentes. Pero tal vez a menudo termina discutiendo con los miembros de su familia. En realidad esto también es pecaminoso ante el Señor. Supongamos que usted tiene un desacuerdo con su madre. Una hora después, aún se siente perturbado y molesto; no puede entender por qué ella no ve las cosas de la misma manera que usted. Mientras más piensa en ello, más se consume por dentro. En ese momento usted se encuentra en su yo. Tal vez piense que está en lo correcto, pero aun así, se siente miserable. Así que comienza a invocar en voz suave el nombre del Señor; cuanto más le invoca, más su ira disminuye. De pronto comprende que ha ofendido a su madre, y se siente avergonzado por ello. Así que empieza a orar: “Señor, estaba equivocado, perdóname”. Incluso se disculpa con su madre y experimenta tal liberación que aun siente que ella es tan amada como el propio Señor.
Esta es nuestra experiencia al invocar y al bautizarnos. En tal situación, ¿podría usted por sí mismo admitir que estaba equivocado y disculparse? Probablemente no. Pero mientras más invoca, más del Dios Triuno como Espíritu se añade a usted. El vino como luz, perdón y amor. Mientras invocaba, el Señor lo iluminó y pudo darse cuenta de su falta, pero El también vino como perdón y amor. ¡Alabado sea el Señor! Usted experimentó ser trasladado del yo y de sus sentimientos al Dios Triuno. Siempre debemos tener presente esto e invocar el nombre del Señor, así nos daremos cuenta de que ya no estamos en el mundo, en el yo ni en nuestros pecados. Más bien, somos aquellos que han sido bautizados en el Señor Jesús y que invocan el amado nombre de nuestro Señor.
Preguntas
1. Explique cómo Lucas 15 nos revela el amor del Dios Triuno hacia el hombre.
2. ¿Qué nos enseña Mateo 28:19, Hechos 8:6 y Hechos 19:5 acerca del Dios Triuno?

________________________________________
Lección nueve
EL DIOS TRIUNO SEGUN SE REVELA EN LAS EPISTOLAS (1)


Lectura bíblica
Ro. 8:9-11; 2 Co. 13:14.

Bosquejo
I. El Dios Triuno en Sus creyentes (Romanos 8)
II. El disfrute que tenemos del Dios Triuno (2 Corintios 13:14)

Texto
Las epístolas son cartas escritas a diversas personas por los apóstoles: catorce fueron escritas por Pablo, dos por Pedro, tres por Juan, una por Jacobo y una por Judas. El pensamiento central de las epístolas consiste en que Cristo hoy es el Espíritu vivificante, quien habita en nuestro espíritu. El es nuestra vida y en El se halla todo lo necesario para la edificación de la iglesia, el Cuerpo de Cristo. Los apóstoles experimentaron y disfrutaron al Dios Triuno y Su salvación completa. El Dios Triuno no era una simple doctrina o enseñanza para ellos; más bien, El era su vida y disfrute en medio de todas sus situaciones diarias. Lo que ellos escribieron sencillamente surgió de tales experiencias. En esta lección y en la próxima, veremos que ellos no escribieron acerca de estas cosas con el propósito de que sean estudiadas como mera teología, sino para revelarnos cómo Dios, en Su maravillosa y misteriosa Trinidad, se imparte en Su pueblo elegido a fin de que seamos Su expresión.

I. EL DIOS TRIUNO EN SUS CREYENTES (ROMANOS 8)
Romanos 8 afirma que el Dios Triuno está en nosotros. Los versículos del 9 al 11 reiteran este hecho: “el Espíritu de Dios mora en vosotros”; “pero si Cristo está en vosotros”; y “Su Espíritu que mora en vosotros”. Estos versículos indican que el Espíritu de Dios, Cristo y Su Espíritu moran en nosotros. El Espíritu de Dios es simplemente Dios mismo. Su Espíritu, por supuesto, es el Espíritu Santo. Por lo tanto, Dios, Cristo y el Espíritu Santo están en nosotros. Sin embargo, ¿cuántas personas diría usted que moran en su interior? Debe contestar: ¡una! Cuando usted ora, ¿siente que viven tres Personas dentro de usted? ¡Por supuesto que no! Sólo ora a un Dios y percibe a una sola Persona en su interior. En terminolgía hay tres, pero en experiencia solamente hay uno. ¡No existe ninguna confusión dentro de nosotros! Tenemos al Dios Triuno como el Espíritu que mora en nuestro ser.

II. EL DISFRUTE QUE TENEMOS DEL DIOS TRIUNO
(2 CORINTIOS 13:14)
Debido a que Dios es uno en Su aspecto esencial, sólo sentimos a una Persona en nosotros; no obstante, debido a Su deseo de entrar en el hombre, Dios es tres en Su aspecto económico. Aunque tenemos al Dios Triuno en nuestro interior, El ocupa solamente una pequeña parte de nuestro ser. Pero Su deseo es llenar completamente nuestro espíritu, alma y cuerpo, y la manera en que logra esto es impartiéndose en nosotros. Día tras día debemos experimentar a Dios impartiéndose en nosotros. Por eso en 2 Corintios 13:14 Pablo dice: “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros”. Esta es la manera en que el Dios Triuno se imparte en nuestro ser.
La gracia del Señor es simplemente nuestro disfrute de El. Cuando disfrutamos al Señor, obtenemos gracia. El amor de Dios es Dios mismo, y el amor es la fuente de la gracia. La gracia surge del amor y es su misma expresión. La comunión del Espíritu es el Espíritu mismo. Cuando el Espíritu nos transmite la gracia juntamente con el amor, disfrutamos la comunión. Sin embargo, la gracia, el amor y la comunión no son tres asuntos separados, sino tres aspectos de una misma realidad, del mismo modo que el Señor, Dios y el Espíritu no son tres, sino un sólo Dios. Cuando experimentamos a uno de Ellos, experimentamos a los tres. El amor de Dios es la fuente, la gracia del Señor es el cauce, y la comunión del Espíritu introduce en nosotros esta gracia juntamente con el amor. Dicha transmisión tiene como meta que experimentemos y disfrutemos al Dios Triuno: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
En 2 Corintios 13:14, Pablo evocó “el amor de Dios”, porque el Padre es la fuente de nuestra salvación; mencionó “la gracia del Señor”, porque Cristo el Hijo vino para efectuar la salvación y para traernos el disfrute pleno de Dios; y habló de “la comunión del Espíritu Santo”, ya que el Espíritu es la transmisión a nosotros de todo lo que el Padre es y todo lo que Cristo ha logrado. El Dios Triuno completo trabaja para impartir Su Ser en nosotros. De modo que nuestro espíritu, alma y cuerpo gradualmente serán saturados de El. ¡Aleluya!
Segunda Corintios 13:14 es una contundente demostración de que Dios es triuno con miras a que lo experimentemos, y no sólo para la mera enseñanza. Pablo no dijo: “El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo sea con todos vosotros”. Ciertamente él mencionó a la Trinidad, pero como gracia, amor y comunión. Esto es muy disfrutable y es una clara evidencia de que Dios se imparte en nosotros. ¿Pero cómo podemos experimentar y disfrutar esa impartición? ¿Y cuál debe ser el resultado? En la iglesia todos son animados a leer la Palabra de Dios, orar e invocar Su nombre. Esto es absolutamente correcto; pero debemos siempre recordar que Dios se imparte en nosotros con el propósito de producir Su expresión. El hecho de que leamos, oremos e invoquemos debe afectar nuestras vidas en el hogar y en la escuela. El disfrute que tenemos no es sólo para nosotros mismos, sino para que Dios brote de nosotros y sea expresado.
¿Qué significa que Dios viva y se exprese por medio de nosotros? Consideremos, por ejemplo, la justicia: Dios es justo. El es absolutamente justo y honesto en todo lo que hace. ¿Y nosotros? Por naturaleza nosotros ciertamente no somos justos. Supongamos que usted compra algo en la tienda y que por error el cajero le cobra menos del precio. La mayoría de los jóvenes no se lo mencionaría al cajero. Por el contrario, les daría mucho gusto ahorrarse algo de dinero. Pero eso es una injusticia. Esa es la expresión del diablo. Usted podría argumentar que la tienda tuvo la culpa o que los precios son muy elevados, pero esas excusas sólo demuestran cuánto ama usted su dinero y cuán injusto es usted. De hecho, quedarse con ese dinero es lo mismo que hurtar.
En cambio, si en ese momento usted ora: “Señor, reconozco que debo decir algo, pero no puedo. Señor Jesús, yo no soy justo pero Tú sí lo eres. Sólo me vuelvo a Ti”. ¿Cree que podría quedarse con ese dinero después de orar de esta manera? Definitivamente no lo haría, sino que devolvería la cantidad adicional. Esta experiencia es el Dios Triuno que vive en usted y brota de usted como justicia. Usted preferiría salir contento de la tienda con el dinero, pero al volverse hacia el Señor, permite que El se imparta en su ser de tal manera que lo impulse a devolver el dinero. De este modo usted obtiene más del Dios justo. La gente en el mundo expresa la injusticia, pero nosotros, por causa de haber experimentado la impartición de Dios, expresamos a Dios como justicia.
La meta de Dios es obtener un grupo de personas llenas de El para que le expresen. La iglesia debe tener la expresión más elevada del universo; por tanto, debemos expresar lo que Dios es. Dios es amor; El ama aun a Sus enemigos. Dios es perdonador; El perdona incluso los pecados más grandes. Pero nosotros no podemos amar ni siquiera a nuestro propio hermano o hermana, ni somos capaces de perdonar el pecado más pequeño. Así que, día a día debemos experimentar y disfrutar al Dios Triuno. Necesitamos orar e invocar Su nombre y leer las Escrituras, para que El pueda impartirse más en nosotros a fin de que podamos expresarle.
El es tan maravilloso y disfrutable. Su meta es hacernos Sus hijos para que seamos miembros del Cuerpo de Cristo, y así, le expresemos. El puede lograr Su meta si nosotros lo disfrutamos de tal manera. Es tan sencillo experimentar esto. ¡Aleluya por la impartición del Dios Triuno! ¡Alabado sea el Señor por la meta de la salvación completa de Dios!
Preguntas
1. Utilice 2 Corintios 13:14 para escribir una profecía acerca del disfrute que usted ha experimentado del Dios Triuno.

________________________________________
Lección diez
EL DIOS TRIUNO SEGUN SE REVELA EN LAS EPISTOLAS (2)


Lectura bíblica
Ef. 2:1-6, 13, 17-18; 1 Co. 15:45b; Ef. 3:14-17.

Bosquejo
III. El tráfico entre el Dios Triuno y el hombre es recíproco (Efesios 2)
IV. El Dios Triuno mora en nosotros (Efesios 3)

Texto
En esta lección veremos los capítulos dos y tres de Efesios. Efesios 2 nos muestra una circulación maravillosa y recíproca: Dios viene a nosotros y nosotros vamos a Dios.

III. EL TRAFICO ENTRE EL DIOS TRIUNO Y EL HOMBRE ES RECIPROCO (EN EFESIOS 2)
El capítulo 2 de Efesios comienza diciendo que caímos en el pecado y la muerte, y que permanecimos bajo el dominio de estos dos elementos negativos (vs. 1-3) hasta que, debido a Su gran amor, Dios vino a vivificarnos, a levantarnos de la muerte, a exaltarnos y a sentarnos en los lugares celestiales. El no hizo esto directamente, sino por medio de Cristo. Aparte de Cristo no hay posibilidad de que Dios nos vivifique. Dios nos resucitó y nos sentó en los lugares celestiales en Cristo (vs. 4-6). Cristo es el medio, el elemento y la esfera en la cual Dios nos vivifica, nos levanta y nos hace sentar en los cielos. Aparte de Cristo, Dios no tiene forma de efectuar en nosotros estos tres pasos. Dios los efectuó utilizando a Cristo como medio.
Cristo realizó muchas obras funcionando como canal de Dios. Todo lo que El realizó se puede sintetizar en un sólo logro: “Su sangre” (v. 13). Esta sangre es la señal maravillosa de la muerte de Cristo. Después de lograr tanto a través de Su muerte todo-inclusiva, Cristo vino para predicar el evangelio (v. 17). ¿Cómo pudo El predicarnos el evangelio después de haber sido crucificado y sepultado? Esto fue posible porque El resucitó como el Espíritu vivificante (1 Co. 15:45b). Cuando Cristo como Espíritu predicó tal evangelio, nosotros lo escuchamos y lo aceptamos. ¿Qué fue lo que recibimos? Al Espíritu vivificante. ¡Aleluya! ¡Lo que el amor de Dios inició, vino a nosotros por medio de Cristo, el Canal, y nos alcanzó al ser el Espíritu!
Sin embargo, esta no es la meta final. El Dios Triuno tiene como meta introducirnos en El mismo. Es por eso que Efesios 2:18 añade: “Porque por medio de El los unos y los otros tenemos acceso en un mismo Espíritu al Padre”. Estos versículos muestran que cuando recibimos al Espíritu mediante la predicación, recibimos al Hijo. Luego, el Espíritu nos lleva de regreso al Padre por medio del Hijo. ¡Esto es maravilloso! El Padre vino a nosotros a través del Hijo y en el Espíritu, y ahora el Espíritu nos lleva de regreso al Padre por medio del Hijo. ¡Qué maravilloso es este tráfico en ambas direcciones! Disfrutamos la impartición triple de vida de parte del Dios Triuno.

IV. EL DIOS TRIUNO MORA EN NOSOTROS (EFESIOS 3)
Después de Efesios 2 tenemos en el capítulo 3 una oración hecha por el apóstol Pablo. Efesios 3:14-17 dice: “Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre ... para que os dé ... el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por Su Espíritu; para que Cristo haga Su hogar en vuestros corazones por medio de la fe”. Vemos aquí de nuevo al Dios Triuno: el Padre, Su Espíritu y Cristo. Esta es una oración maravillosa que nos lleva a experimentar la impartición divina de la Trinidad Divina. Primero Pablo dobla sus rodillas ante el Padre, apelando así a la fuente misma. El pidió al Padre que fortaleciera a los creyentes en su hombre interior por medio de Su Espíritu. Nuestro hombre interior es nuestro espíritu regenerado por el Espíritu Santo. Nuestro espíritu está mezclado con el Espíritu. ¿Cómo podemos ser un espíritu con el Señor? Solamente mediante el Señor como Espíritu mezclado con nuestro espíritu. El Espíritu divino se mezcló con nuestro espíritu humano para ser un sólo espíritu. ¡Es maravilloso que el Padre nos fortalezca en nuestro hombre interior por medio del Espíritu!
¿Qué significa ser fortalecidos con poder en el hombre interior por Su Espíritu? Consideremos nuestra experiencia. Muchas veces nos perturbamos, nos desconcertamos e incluso nos frustramos. Pareciera que nada marcha bien en la escuela o en el hogar. Mientras más consideramos nuestra situación, más estancados nos sentimos y no sabemos qué hacer. Y mientras más le damos vueltas al asunto, más debilitados y engañados somos. En esos momentos necesitamos decir: “¡Satanás, apártate de mí! Voy a entrar en mi hombre interior, voy a disfrutar del Espíritu que fortalece mi espíritu”. Mientras más ore, más fortalecido será, pues por medio de la oración ejercitará su espíritu, el cual está mezclado con el Espíritu de Dios; esto fortalece su hombre interior. Usted debe practicar esto a fin de disfrutar al Dios Triuno.
Pablo continúa diciendo que al ser fortalecidos de esta manera, Cristo el Hijo puede hacer Su hogar en nuestro corazón. Esto quiere decir que Cristo se establece en nuestro ser. Nuestro corazón se compone del alma —la mente, la parte emotiva y la voluntad— más la conciencia, la cual es una parte de nuestro espíritu. Ahora que somos creyentes, Cristo está en nosotros; pero Su deseo es hacer Su hogar en nuestro corazón. El no quiere estar limitado sólo a un rincón, sino que anhela vivir en todas las partes de nuestro ser. En ocasiones nos sentimos débiles en nuestro espíritu; ésto se debe a que Cristo tiene acceso sólo a una pequeña parte de nuestro ser. Si El ocupara todas y cada una de las “recámaras” de nuestro corazón, nunca estaríamos débiles.
Al principio, cuando usted recibió al Señor, El entró a su espíritu. Esto es como si usted lo hubiese invitado a pasar a su “sala”. Pero es posible que no le haya dado la libertad para entrar a otras áreas. Por ejemplo, su mente es otra área a la que Cristo desea entrar. A veces usted tiene pensamientos impropios, y tal vez siente que el Señor le indica que detenga esos pensamientos y que comience a invocar Su nombre. Si no le obedece, usted perderá la oportunidad de que El extienda Su hogar a otras áreas de su corazón. ¿Y qué acerca de sus emociones? En ocasiones usted ama cierta cosa o a cierta persona más que al Señor mismo, mientras que el Señor desea que lo ame sólo a El con todo su corazón; no obstante, usted no está dispuesto a volverse a El. Finalmente, deberá tratar con su voluntad. El Señor quiere que usted lea la Biblia, pero tal vez muchas veces usted no lo hace. Como puede ver, en su vida diaria se presentan muchas oportunidades para que el Señor se extienda a otras áreas de su corazón. En esos momentos, usted necesita ablandar su corazón y arrepentirse ante el Señor. Si hace esto, será fortalecido por el Espíritu y experimentará la salvación del Señor en todo su ser, al grado que su mente, parte emotiva, voluntad y conciencia serán saturadas de Cristo. Esta es la única manera en que El puede hacer Su hogar en nuestro corazón.
A pesar de que en las lecciones nueve y diez sólo abarcamos varios pasajes de algunas epístolas, hemos podido apreciar cuán ricos son estos pasajes en cuanto a experimentar al Dios Triuno. Creemos que al haber dado énfasis a ciertos versículos relacionados con el Dios Triuno, les hemos ayudado a descubrir por sí mismos estas riquezas. Esperamos que esto despierte su interés por leer más de las epístolas, con el fin de disfrutar y experimentar la rica impartición de nuestro maravilloso Dios.
Preguntas
1. ¿En qué consiste el tráfico recíproco al cual se refiere ésta lección?
2. ¿Está permitiendo que el Espíritu ocupe más de su ser? Testifique algunas de sus experiencias.
3. Memorice Efesios 3:14-17.

________________________________________
Lección once
EL DIOS TRIUNO SEGUN SE REVELA EN APOCALIPSIS


Lectura bíblica
Ap. 1:1, 4-5, 7; 21:12-13; 22:1; Jn. 7:37-39; Ef. 3:9;
Jn. 1:29; Ef. 1:7; Jn. 3:6.

Bosquejo
I. La gracia y la paz que el Dios Triuno imparte
II. El hablar del Espíritu
III. El Dios Triuno se expresa por medio de la Nueva Jerusalén
A. El Dios Triuno como nuestro acceso
B. El Dios Triuno como nuestra existencia

Texto
En esta lección llegamos al último libro de la Biblia, el Apocalipsis. La Biblia en su totalidad es la revelación de Dios, y Apocalipsis es la conclusión de toda la Biblia. Así que, en este libro tenemos la revelación final y completa acerca de Dios. Dios es triuno, y en Apocalipsis, el libro que contiene la revelación final de todas las cosas, vemos algo más profundo, elevado, rico y dulce concerniente a nuestro Dios Triuno.

I. LA GRACIA Y LA PAZ QUE EL DIOS TRIUNO IMPARTE
En el capítulo uno tenemos una salutación maravillosa. En Apocalipsis 1:4 y 5 dice: “Gracia y paz a vosotros de parte de Aquel que es y que era y que ha de venir, y de los siete Espíritus que están delante de Su trono; y de Jesucristo, el Testigo fiel, el Primogénito de entre los muertos, y el Soberano de los reyes de la tierra”. Este pasaje afirma que recibimos gracia y paz de parte del Dios Triuno. La expresión: “Aquel que es y que era y que ha de venir” se refiere a Dios el Padre eterno; los “siete Espíritus que están delante de Su trono” denotan a Dios el Espíritu; y “Jesucristo”, por supuesto, alude a Dios el Hijo, quien es el Testigo fiel, el Primogénito de entre los muertos y el Soberano de los reyes de la tierra. La mayoría de las epístolas principian con una salutación, pero ésta es “la salutación consumada del Dios Triuno”. Si oramos-leemos este versículo, ciertamente disfrutaremos la gracia y la paz del Dios Triuno.

II. EL HABLAR DEL ESPÍRITU
En los capítulos dos y tres de Apocalipsis vemos que el Señor es el Espíritu. En estos capítulos se hallan siete epístolas escritas a siete iglesias locales. Al principio de cada epístola habla el Señor (2:1, 8, 12, 18; 3:1, 7, 14), pero al final de cada epístola es el Espíritu quien habla (2:7, 11, 17, 29; 3:6, 13, 22). Esto muestra que siempre que el Señor Jesús habla, es el Espíritu quien habla. Puesto que El Señor es el Espíritu y el Espíritu es el Señor, el hablar del Señor equivale al hablar del Espíritu.
¿Ha oído usted alguna vez el hablar del Señor? Tal vez no lo haya oído con sus oídos físicos, pero El puede hablar a su espíritu, es decir, a sus “oídos espirituales”, ya que Cristo es el Espíritu que habla. Si usted lee la Palabra de Dios con un espíritu abierto, el Espíritu le hablará algo de Cristo en su interior. Por ejemplo, en la epístola a Efeso el Señor dice: “Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete...” (Ap. 2:4-5). Luego, el versículo 7 dice: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”. Al leer estos versículos quizás reconozca que el Señor no es su primer amor, o sea, su mejor amor. Esto significa que usted ama otras cosas, tal como la buena ropa, la música o los juegos de computadora, más que al propio Señor. Este sentir interior es el hablar del Espíritu, es decir, el Señor mismo hablándole. Tal hablar lo llevará a que se arrepienta y se vuelva al Señor orando de la siguiente manera: “Oh, Señor, te amo sólo a Ti. No me interesa nada más. Quiero estar locamente enamorado de Ti. Te amo sobremanera. Tu eres mi mejor amor, mi primer amor”. Si ora de esta manera, la gracia y la paz del Dios Triuno lo llenarán, usted disfrutará de la presencia del Señor como gracia, y su corazón estará en paz con Dios. ¡Aleluya porque El nos ama tanto! ¡El debe ser nuestro primer amor!

III. EL DIOS TRIUNO SE EXPRESA POR MEDIO DE LA NUEVA JERUSALÉN
En los capítulos 21 y 22 de Apocalipsis el Dios Triuno se revela a lo máximo por medio de la Nueva Jerusalén. Todas las características que Juan describe acerca de la ciudad santa son símbolos maravillosos que nos muestran al Dios Triuno y Su economía. A continuación veremos tan sólo dos de estas características.
A. El Dios Triuno como nuestro acceso
En Apocalipsis 21:12 y 13 dice que esta ciudad tiene “un muro grande y alto con doce puertas ... al oriente tres puertas; al norte tres puertas; al sur tres puertas; al occidente tres puertas”. Las tres puertas de cada lado indican que el Dios Triuno —el Padre, el Hijo y el Espíritu— trabaja conjuntamente a fin de introducir al hombre en la ciudad. Esto se muestra en las tres parábolas de Lucas capítulo 15. En la lección ocho vimos que para conducir a un pecador a la casa del Padre: se necesita al Hijo como el Pastor que trae de regreso a la oveja perdida, se necesita al Espíritu para alumbrar el corazón de las personas a fin de que se arrepientan, y se necesita al Padre para recibir al hijo pródigo arrepentido que regresa. Por lo tanto, el Dios Triuno es nuestro acceso a la Nueva Jerusalén.
Cada uno de los cuatro lados de la ciudad tenía tres puertas, y todas las puertas eran exactamente iguales. Esto indica que el Dios Triuno está disponible al hombre en los cuatro ángulos de la tierra. Existe una entrada a la ciudad santa tanto para los que vienen del este, como para los del norte, del sur o del oeste. En la próxima lección veremos que la Nueva Jerusalén no es una ciudad física, sino que es el Dios Triuno mezclado con Su pueblo. ¡Qué acceso tan práctico y maravilloso tiene esta ciudad!
B. El Dios Triuno como nuestra existencia
Apocalipsis 22:1 dice: “Y me mostró un río de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero...”. Este versículo muestra al Dios Triuno en Su totalidad, pues incluye a Dios, al Cordero y al río, el cual representa al Espíritu (Jn. 7:38-39). Observe que no existen dos tronos, uno para Dios y otro para el Cordero. Únicamente hay un trono. Entonces ¿cómo se sientan ambos, Uno junto al Otro o Uno encima del Otro? Sabemos que Dios está en el Cordero y el Cordero está en Dios, es decir, que moran el Uno en el Otro; y de este trono fluye Dios el Espíritu como un río. Cuando el Espíritu llega a nosotros, obtenemos al Padre y al Hijo.
Esta escena muestra que nuestra existencia se deriva del Dios Triuno. Primero, Dios el Padre es el Creador (Ef. 3:9). El creó todas las cosas, incluyéndonos a usted y a mí. Si El no nos hubiera creado, ciertamente no existiríamos; así que debemos agradecerle por ser el Dios creador. En segundo lugar, el Hijo —el Cordero— es nuestro Redentor (Jn. 1:29; Ef. 1:7). El derramó Su sangre por nuestros pecados a fin de redimirnos para Dios. Sin Su redención, estaríamos para siempre en el lago de fuego, bajo la condenación de Dios. ¡Alabemos a nuestro Cordero-Redentor! Finalmente, el río de vida representa al Espíritu, quien es nuestro Regenerador (Jn. 3:6). El Espíritu nos regenera al hacernos nacer de Dios. Luego, se imparte continuamente en nosotros a fin de que crezcamos en Dios y le expresemos. Esto permite nuestra existencia como hijos de Dios. Debemos valorar grandemente el hecho de que Dios sea triuno, pues ello permite nuestra existencia tripartita; El es nuestro Creador, nuestro Redentor y nuestro Regenerador.
Preguntas
1. Ore-lea con sus compañeros Apocalipsis 22:1-2.
2. Explique cómo Apocalipsis 22:1-2 revela al Dios Triuno.

________________________________________
Lección doce
LA CONSUMACION FINAL DE LA IMPARTICION DEL DIOS TRIUNO


Lectura bíblica
Ap. 1:20; Jn. 15:1, 5, 16; Ap. 1:1; 21:2-3, 9, 22; 4:3;
2 P. 1:4; Ap. 21:18.

Bosquejo
I. Los siete candeleros de oro
II. La vid y los pámpanos
A. El Dios Triuno
B. Los creyentes
C. Los pámpanos que llevan fruto
III. La Nueva Jerusalén
A. Una morada mutua
B. Tener la vida y la naturaleza de Dios
IV. Nuestro destino eterno

Texto
Hemos visto muchos aspectos maravillosos y misteriosos del Dios Triuno. Aunque no sabemos cómo nuestro Dios es tres y a la vez uno, sí entendemos que El es triuno con el fin de impartirse en nosotros. En esta última lección acerca del Dios Triuno veremos la consumación o resultado final de Su impartición en el hombre. Este rico Dios Triuno está haciendo tanto por nosotros. El se imparte en nuestro ser para ser nuestra vida y nuestro todo; esto producirá un resultado maravilloso conforme a Su economía.

I. LOS SIETE CANDELEROS DE ORO
En la lección siete vimos que el candelero de oro en Exodo 25 era un maravilloso tipo del Dios Triuno. Este candelero aparece también en 1 Reyes 7 y en Zacarías 4. Cada mención revela más acerca del Dios Triuno y muestra la relación del candelero con la morada de Dios; pero la última mención del candelero muestra la consumación. En Apocalipsis 1:12 Juan recibió la visión de los siete candeleros de oro. Ya que esto era un misterio para él, el Señor le reveló que “los siete candeleros son las siete iglesias” (1:20). ¡El candelero único que representaba al Dios Triuno llega a ser los siete candeleros, que son las siete iglesias!
Pero ya que la iglesia se compone de personas, ¿cómo puede el candelero representar a la vez al Dios Triuno y a la iglesia? Esto es posible porque la iglesia es la mezcla de Dios con el hombre. Al impartirse Dios en el hombre se producen las iglesias, los siete candeleros de oro, los cuales están constituidos de la naturaleza divina. Debido a que Cristo hace Su hogar en el corazón de los creyentes y que el Espíritu los satura completamente, ellos llegan a ser la expresión plena del Dios Triuno. Los candeleros son de oro resplandeciente; por lo tanto, cuando la gente ve la iglesia, ve al Dios Triuno.

II. LA VID Y LOS PÁMPANOS
En Juan 15 el Señor Jesús presenta la economía de Dios como una vid. En el versículo uno El dice: “Yo soy la vid verdadera, y Mi Padre es el labrador”. Y en el versículo cinco añade: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en Mí, y Yo en él, éste lleva mucho fruto”.
A. El Dios Triuno
La vid es un cuadro descriptivo del Dios Triuno. El Padre es el Labrador, la Fuente y el Originador de dicha vid. El la plantó, la cultiva y la alimenta, e incluso El es el terreno, la luz solar y el aire para esta vid. El Señor dijo: “Yo soy la vid”. Esto significa que el Hijo es la vid, la corporificación misma del Padre. Todo lo que el Padre es, tiene y ha logrado, se halla en esta vid. Posteriormente en Juan 15:26 se revela al Espíritu de realidad, el cual incluye todo lo que el Padre es y posee y lo hace real a nosotros. El Espíritu es la savia, el “jugo de vida” que fluye en la vid.
Esta gran vid es el organismo del Dios Triuno. Un organismo es una entidad viviente. Todo lo que el Padre es se encuentra corporificado en este organismo, en esta vid, la cual representa al Segundo de la Trinidad. Por consiguiente, dentro de la vid circula el fluir de vida del Espíritu. El Espíritu distribuye las riquezas del Padre, las cuales sustentan a la vid y sus pámpanos.
B. Los creyentes
En este cuadro descriptivo no vemos solamente al Dios Triuno, ya que nosotros también formamos parte de esta maravillosa vid. El Señor dice: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos”. Las ramas o pámpanos de la vid son el cuerpo de la misma; si usted cortara todas las ramas quedaría sólo el tallo sin cuerpo ni ramificaciones. De igual manera, la iglesia es el Cuerpo de Cristo. Nosotros somos los pámpanos de la vid. Vivimos en la vid y el Espíritu fluye por medio de nosotros, impartiéndonos todas las riquezas del Dios Triuno, lo cual nos permite ser Su expresión o ramificación. Por consiguiente, somos vitales para El, ya que sin nosotros Dios no tendría la manera de ser expresado plenamente.
El cuadro que presenta Juan 15 muestra lo que es el Cuerpo de Cristo. El Cuerpo de Cristo se compone del Dios Triuno mezclado con Sus creyentes, lo cual constituye un sólo organismo viviente. Por eso decimos que la iglesia no es una organización, sino un organismo. La intención final del Dios Triuno es mezclarse y forjarse en nosotros, a fin de que El y nosotros seamos una morada mutua. Esto significa que Dios habita en nosotros y nosotros en El. ¡Qué maravilloso!
C. Los pámpanos que llevan fruto
Los pámpanos de la vid llevan fruto, siempre y cuando permanezcan unidas a la vid. Al recibir la impartición del Dios Triuno en nosotros, debemos a la vez impartirlo en otros a fin de llevarlos como fruto. Esta es nuestra responsabilidad y gozo (Jn. 15:8, 11, 16). La vid es útil sólo para producir fruto, y cuando la vid es saludable lleva mucho fruto. A ningún labrador le agrada una vid que no da fruto; en cambio, el fruto abundante es la gloria de todo labrador. Llevar fruto es nuestra función y la gloria del Padre.
Ya que disfrutamos a Dios de una manera tan rica, ¿no creen que debemos contarles a nuestros amigos para que ellos también puedan disfrutarlo? Si no lo hacemos, ¿cómo podrán ellos creer en El y recibirlo? Cuando le hablamos a otros acerca de Dios, El se “ramifica”. Debido a que somos Sus pámpanos, al ganar a nuestros amigos podemos lograr que El se “ramifique”. ¡Qué gran privilegio! No sólo recibimos a Dios sino también lo propagamos. Laboramos juntamente con El para lograr que otros se unan a la vid, es decir, para introducirlos al organismo del Dios Triuno. ¡Aleluya! De esta manera el Padre obtendrá la gloria por medio de nosotros.

III. LA NUEVA JERUSALÉN
La Nueva Jerusalén es la consumación máxima de la impartición del Dios Triuno en Su pueblo escogido y redimido. Muchos piensan que la Nueva Jerusalén es una ciudad física, o que es el cielo; pero según Apocalipsis 1:1, la revelación de este libro se compone de señales y símbolos. En Efesios 5 vemos que la iglesia es la novia de Cristo, y Apocalipsis 21:2 y 9 dice que la Nueva Jerusalén es la desposada. De modo que la Nueva Jerusalén no es un lugar físico ni tampoco es el así llamado “cielo”; más bien, la Nueva Jerusalén es el agrandamiento, consumación, plenitud y expresión máxima de la iglesia, la mezcla del Dios Triuno y el hombre.
A. Una morada mutua
Apocalipsis 21:3 declara que la Nueva Jerusalén es el tabernáculo de Dios, es decir, la morada de Dios. Sin embargo, el versículo 22 indica que la ciudad santa es el templo de Su pueblo. ¿Qué significa esto? Significa que Dios vive en Su pueblo y que Su pueblo vive en El. La Nueva Jerusalén es la morada mutua de Dios y el hombre. Después de que Dios se imparte en Su pueblo por muchas generaciones, El y Su pueblo llegan a ser una morada mutua. ¡Aleluya! ¿Qué prefiere usted, ir al cielo o morar con Dios y que El more en usted? De hecho, la idea de “ir al cielo para estar con Dios” es muy inferior comparada con este glorioso morar mutuo. Vivir en el Dios Triuno y tener al Dios Triuno viviendo en nosotros es la bendición más grande en el universo.
B. Tener la vida y la naturaleza de Dios
Apocalipsis 21:18 dice: “el material de su muro era de jaspe; pero la ciudad era de oro puro”. El versículo 11 afirma que la luz de la Nueva Jerusalén “era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal”. El jaspe es de color verde oscuro, lo cual representa la vida en plenitud. La hierba verde, los campos verdes y las montañas verdes, todas testifican de las riquezas de la vida. Cuando el campo está de color amarillento, da la impresión de que no tiene vida. El muro de la Nueva Jerusalén es un testimonio brillante de las riquezas de la vida de Dios. Apocalipsis 4:3 dice que Dios mismo tiene la apariencia del jaspe. Debemos tener presente que la Nueva Jerusalén no es otra cosa que el agrandamiento de la iglesia. Esto significa que un día el pueblo de Dios tendrá la apariencia misma de Dios. ¡Alabado sea el Señor que un día expresaremos plenamente las riquezas de la vida de Dios!
La ciudad, la cual está adentro del muro, es totalmente de oro. Recordemos que el oro representa la naturaleza de Dios. Esto significa que nosotros, el pueblo de Dios, seremos totalmente constituidos de la naturaleza divina. Exteriormente la ciudad es de color verde, lo cual expresa la vida divina; pero interiormente es de oro puro, lo cual denota que está constituida de la naturaleza de Dios. ¡Este es un cuadro glorioso! Aquí vemos el resultado final de la impartición del Dios Triuno. Cuanto más El se imparte en nosotros, más recibimos Su naturaleza divina. Anteriormente nos dirigíamos hacia el lago de fuego, pero ahora Dios es nuestro destino. En el pasado estábamos llenos de la naturaleza satánica, pero al final estaremos llenos de la naturaleza divina. La única manera para ser trasladados de una esfera a otra es recibir más de la impartición divina. Debemos huir de la corrupción que hay en el mundo a fin de participar de la naturaleza divina (2 P. 1:4). ¡Oh, Señor Jesús! ¡Qué glorioso destino! ¡Qué maravillosa consumación!

IV. NUESTRO DESTINO ETERNO
El deseo eterno de Dios es obtener un grupo de personas que estén completamente mezcladas con El, a fin de que sean Su expresión universal y Su morada mutua. La Biblia revela que Dios en Su Trinidad trabaja para alcanzar esta meta; primero el Dios Triuno llega al hombre, y después lo introduce en Sí mismo. En el Antiguo Testamento Dios ya era triuno, cuando creó al hombre y se relacionó con él. Y en los evangelios vemos que Dios llegó a ser un hombre en la Persona de Jesucristo. El Señor Jesús fue el primer hombre mezclado con Dios. Pero Dios deseaba obtener muchos más hombres como El, así que en Hechos vemos que El como Espíritu se propagó en miles de creyentes. Las epístolas muestran el desarrollo de estos creyentes para formar la iglesia, el Cuerpo de Cristo. Y en Apocalipsis vemos el producto final, la consumación máxima de la impartición del Dios Triuno: la Nueva Jerusalén. La Nueva Jerusalén es el agrandamiento y la plenitud del candelero, la iglesia y la vid; es la mezcla consumada de lo humano y lo divino, el morar mutuo de Dios y el hombre. Este es el cumplimiento de Génesis 1:26; así pues, la Biblia termina de la misma manera en que comienza. Al principio vemos la imagen de Dios con miras a Su expresión, y al final vemos una inmensa expresión corporativa, plena y espléndida. Este es nuestro destino y el cumplimiento del propósito eterno del Dios Triuno. Esto es lo que el Padre planeó, lo que el Hijo logró y lo que el Espíritu aplica. ¡Qué plan! ¡Qué logro! ¡Qué aplicación! ¡Alabado sea el Dios Triuno!
Preguntas
1. ¿Cuál es la relación entre el Dios Triuno y la iglesia?
2. ¿Qué versículos muestran que la iglesia tiene la apariencia de Dios? Explique.
3. Escriba una profecía acerca de la Nueva Jerusalén como la consumación máxima del Dios Triuno.

________________________________________
Lección trece
LA PERSONA Y LA OBRA DE CRISTO


Lectura bíblica
Col. 1:17; Is. 9:6; Ro. 9:5; Mt. 4:4a; Hch. 2:22;
1 Ti. 2:5; He. 1:2, 10; Jn. 1:3; Col. 1:15;
Jn. 1:14; He. 2:14.

Bosquejo
I. Cristo es Dios
II. Cristo es hombre
III. Cristo es el Creador
IV. Cristo es una criatura
V. La obra de Cristo

Texto
En las doce lecciones siguientes veremos quién es Cristo y cuál es la obra que El realizó. A esto es a lo que llamamos la persona y la obra de Cristo. Muchos cristianos a través de la historia no han entendido claramente este asunto, por lo cual han caído en diversas herejías y enseñanzas erróneas acerca de la persona y la obra de Cristo. Cristo es la figura central en la economía de Dios en cuanto al cumplimiento de Su propósito eterno. Se requiere invertir mucho tiempo para estudiar esta gran verdad en la Biblia. La Biblia es la base de todo lo que creemos. Jamás debemos desviarnos de sus enseñanzas. Desde esta lección hasta el final del libro presentaremos las verdades principales de la revelación pura de la Biblia acerca de la persona de Cristo y Su obra.

I. CRISTO ES DIOS
La primera verdad crucial acerca de Cristo es que El es Dios, el Dios eterno. No debemos pensar que, antes de nacer en Belén hace dos mil años, Cristo aún no existía. Tal vez para usted y para mí Su nacimiento fue Su comienzo, pero la Biblia afirma que Cristo existía aun antes de todas las cosas (Col. 1:17). Isaías 9:6 declara que Aquel que nació en el pesebre era el Dios fuerte y el Padre eterno. Juan 1:1 y 14 dicen que en el principio, esto es, en la eternidad pasada, Cristo era el Verbo, y que el Verbo era Dios. Y Romanos 9:5 dice que El es el “Cristo, quien es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos”.
Incluso en el Antiguo Testamento Cristo vino varias veces a Su pueblo en forma de hombre. En una ocasión El comió con Abraham (Gn. 18:1-33); en otra, luchó con Jacob (Gn. 32:24-30); e incluso en otra, apareció caminando en medio del horno de fuego con tres jóvenes de Su pueblo escogido (Dn. 3:23-25). Aunque estos pasajes no mencionan específicamente el nombre de Cristo, sabemos que hablan de El, porque El es la expresión de Dios (Jn. 1:18). Dios habita en luz inaccesible y jamás ha sido visto por nadie (1 Ti. 6:16), pero en Cristo podemos verle. ¡Jacob incluso luchó con El! Todos estos casos son misteriosos y no podemos explicar cómo sucedieron. Por eso, en una de Sus apariciones El dijo que Su nombre era “admirable” (Jue. 13:18, lit.), lo cual indica que Su nombre está más allá de nuestro entendimiento. Algunas personas confundidas creen que Cristo fue un hombre que después se convirtió en Dios. Esta es una idea herética; la Biblia no enseña tal cosa. Por el contrario, las Escrituras afirman que Cristo es Dios, desde la eternidad pasada hasta la eternidad futura.

II. CRISTO ES HOMBRE
La Biblia también revela que Cristo no es solamente Dios, sino también hombre. En los evangelios Cristo se llamó a Sí mismo “el Hijo del Hombre”. Cuando Satanás vino para tentarlo en el desierto, El le contestó que no sólo de pan viviría el hombre (Mt. 4:4a). En Hechos 2:22 Pedro lo llamó “Jesús nazareno, varón aprobado por Dios entre vosotros”. En 1 Timoteo 2:5 leemos: “Porque hay un sólo Dios, y un sólo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre”. ¡Aleluya, El es maravilloso! El es tanto Dios como hombre. En las lecciones anteriores vimos que Cristo es el Dios completo, el Dios Triuno. Y en las siguientes lecciones veremos que El también es un hombre genuino. Por eso los cristianos lo hemos llamado el “Dios-hombre”.

III. CRISTO ES EL CREADOR
Dios es el Creador de todas las cosas (Gn. 1:1; 2:1-3). Ya que Cristo es Dios, ciertamente también es el Creador. Este hecho se revela claramente en las Escrituras según lo muestran los siguientes versículos: “Y Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra, y los cielos son obra de Tus manos” (He. 1:10). “Todas las cosas por medio de El llegaron a existir, y sin El nada de cuanto existe ha llegado a la existencia” (Jn. 1:3). “Por medio del cual son todas las cosas, y nosotros por medio de El” (1 Co. 8:6). “Porque en El fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean señoríos, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de El” (Col. 1:16). “Por quien (el Hijo) asimismo hizo (Dios) el universo” (He. 1:2). Estos versículos muestran claramente que Cristo es el Creador de todas las cosas; es decir, que todas las cosas fueron creadas por El, y que por El existen.

IV. CRISTO ES UNA CRIATURA
Los hombres son criaturas (Gn. 1:27; Hch. 17:26). Ya que Cristo es un hombre, ciertamente también es una criatura. Esto se revela en Colosenses 1:15, donde dice que el Hijo es “el Primogénito de toda creación”. Este versículo dice en palabras sencillas que Cristo fue creado, pues declara que El es el Primogénito de la creación, el Primero de todas las criaturas. También Apocalipsis 3:14 dice que El fue creado. En este versículo Cristo se llama a Sí mismo “el principio de la creación de Dios”. El tiene la primacía en la creación ya que es el Primero de todas las criaturas.
Algunos cristianos niegan que Cristo sea una criatura, basados en que Colosenses 1:15 afirma que El es el Primogénito antes de la creación. Pero eso no es lo que la Biblia dice. Ciertamente la Biblia declara que Cristo es el Primogénito de toda la creación. Pongamos un ejemplo: si usted es el estudiante que tiene el primer lugar en su escuela, clase, grado, aula, no por eso deja de ser parte del estudiantado. De igual manera, ya que Cristo es parte de la creación, ciertamente El es una criatura.
Cristo es una criatura puesto que se hizo “carne” (Jn. 1:14), es decir, que participó de “carne y sangre” (He. 2:14), nació como un “niño” (Is. 9:6) y llegó a ser “hombre” (1 Ti. 2:5). Las expresiones “carne”, “carne y sangre”, “niño” y “hombre” ciertamente denotan a una criatura. ¿No es verdad que “carne” y “carne y sangre” son elementos creados? ¿No se refieren “niño” y “hombre” a seres creados? ¡Por supuesto que sí! Por lo tanto, ya que Cristo se hizo todas estas cosas, ¿cómo podemos decir que El no es una criatura? Si reconocemos que Cristo es un hombre, tenemos que admitir que El es una criatura. Si negamos que es una criatura, estaremos negando que es un hombre.
La gente ha estado equivocada durante siglos, pero la Biblia nunca ha estado equivocada ni lo estará. Jamás debemos cambiar la Palabra eterna de Dios ni adaptarla a nuestros conceptos; más bien, debemos alinear nuestros conceptos a la verdad de la Biblia.

V. LA OBRA DE CRISTO
Es crucial que veamos la persona de Cristo, porque toda Su obra depende de lo que El es. El hecho de que Cristo pueda ser nuestro Salvador se debe a que El es tan maravilloso: El es Dios, el Creador, un hombre y una criatura. Debido a que es un hombre, pudo morir como el Cordero de Dios por nuestros pecados; debido a que es el Dios eterno, Su obra de redención es eterna en cuanto a tiempo y espacio. En Su posición de Dios, El puede impartir Su vida divina en nosotros a fin de que podamos cumplir Su propósito eterno. ¡Aleluya por tal Cristo! ¡Alabémosle por lo que El es y por la obra que ha realizado!
Preguntas
1. ¿Qué es una herejía?
2. ¿Por qué es herético decir que Cristo era un hombre que después se convirtió en Dios?
3. ¿Qué versículos muestran que Cristo es el Creador?
4. ¿Qué versículos demuestran que Cristo es Dios?
5. Cite versículos que afirmen que Cristo es una criatura.

________________________________________
Lección catorce
LA ENCARNACION DE CRISTO


Lectura bíblica
Mt. 1:20-23; Lc 1:32, 35; 2:21-24; Mt. 1:1; 9:6;
Ro. 8:3; 2 Co. 5:21; He. 4:15; Col. 2:9; Jn. 1:1, 14.

Bosquejo
I. Como Dios:
A. Cristo es Dios encarnado
B. Cristo es el Hijo de Dios
II. Como hombre:
A. Cristo es un hombre
B. Cristo es el Hijo del Hombre
C. Cristo se hizo carne, pero sin pecado
III. Cristo es la mezcla de Dios con el hombre

Texto
La encarnación fue el primer paso importante que Cristo dio para cumplir el propósito de Dios. Cuando decimos que Dios se encarnó queremos decir que El se hizo hombre, es decir, que participó de carne y sangre. Este fue un evento crucial, el más importante de la historia humana. El Dios Todopoderoso, quien existía desde la eternidad, vino a ser un humilde hombre en el tiempo. Cristo no hizo esto sólo para ser nuestro Salvador, sino también para introducir a Dios en el hombre, esto es, para introducir lo divino en lo humano. Mientras más contemple la encarnación de Cristo, más se maravillará. ¡Aquel niño nacido en Belén era el Dios de todo el universo! Comprender adecuadamente la encarnación de Cristo es el primer requisito crucial para entender la persona y la obra de Cristo.
I. COMO DIOS:
A. Cristo es Dios encarnado
El relato de la concepción y el nacimiento de Cristo en Mateo y Lucas muestra claramente que El es Dios. Mateo 1:20-23 dice: “Mientras consideraba esto, he aquí un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo engendrado en ella, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, y llamarás Su nombre Jesús, porque El salvará a Su pueblo de sus pecados. Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen estará encinta y dará a luz un hijo, y llamarán Su nombre Emanuel (que traducido es: Dios con nosotros)”.
En este pasaje se encuentran tres puntos principales que demuestran claramente que nuestro Señor Jesús es Dios:
1) El nació mediante la fecundación realizada por el Espíritu Santo. El Espíritu Santo es Dios mismo. Por lo tanto, ya que Jesús nació por la fecundación del Espíritu Santo, podemos decir que El es el propio Dios encarnado. El Espíritu Santo vino a María y como resultado de ello Jesús el Hijo fue engendrado. Dios era la esencia misma de Jesús. Esto concuerda con Juan 1:1 y 14 donde dice que El es Dios hecho carne.
2) Dios dispuso que el nombre de aquel niño fuera Jesús. El nombre “Jesús” en griego equivale a “Josué” en hebreo (Nm. 13:16; He. 4:8), que significa “Jehová el Salvador”. Esto indica que Jesús es Jehová Dios quien llegó a ser nuestro Salvador. Por lo tanto, El es Dios mismo. En el Antiguo Testamento El era únicamente Jehová. Pero ¡alabado sea el Señor que por medio de la encarnación El llegó a ser Jesús, que significa Jehová nuestro Salvador!
3) Dios no sólo ordenó que Su nombre fuera Jesús, sino que también dispuso que los hombres lo llamaran “Emanuel”, que significa “Dios con nosotros”. Esto también muestra que El es Dios. Aquel que se hizo carne y vivió entre los hombres, es Dios con los hombres.
B. Cristo es el Hijo de Dios
Antes de que Jesús fuera concebido, Dios envió al ángel Gabriel, quien declaró: “Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo ... lo santo que nacerá, será llamado Hijo de Dios” (Lc. 1:32, 35). En los Evangelios Jesús es llamado el Hijo de Dios (Mt. 3:17; 14:33; 16:16; 27:54; Jn. 1:34, 49). Este título muestra que el Señor es divino y que es igual a Dios (Jn. 5:17-18). Basados en estas declaraciones no debe quedarnos la menor duda de que Cristo es Dios mismo encarnado.

II. COMO HOMBRE
A. Cristo es un hombre
Otro aspecto de la encarnación del Señor es que ésta se efectuó por medio de una virgen humana llamada María, lo cual proveyó a Jesús la esencia humana, es decir, que El era cien por ciento hombre. El era Dios mismo hecho hombre; pero no se convirtió en hombre repentinamente, sino que permaneció en el vientre de la mujer como cualquier otro bebé. ¡Imagínese esto! ¡Dios estuvo confinado en el vientre de una mujer durante nueve meses! Después de esto, nació y fue criado como cualquier otro niño judío (Lc. 2:21-24). Todo ello se llevó a cabo conforme a la manera humana usual; esto es una prueba indiscutible de que Dios se hizo hombre.
B. Cristo es el Hijo del Hombre
Aunque era el Hijo de Dios, muchas veces Jesús se llamó a Sí Mismo “el Hijo del Hombre” (Mt. 8:20; 9:6; 26:64; Jn. 1:51; 3:13; 6:27). El capítulo uno de Mateo muestra la genealogía o árbol genealógico de Jesucristo. El es el hijo de Abraham y el hijo de David (Mt. 1:1). Por consiguiente, Jesús era un hombre genuino.
C. Cristo se hizo carne, pero sin pecado
Aunque el Señor se hizo carne, El no tenía pecado. Cristo fue hecho “semejante a la carne de pecado” (Ro. 8:3), pero no participó del pecado en la carne. Todos los descendientes de Adán han heredado la naturaleza pecaminosa (Ro. 5:12, 19); en Adán todos nacemos en pecado. Por ello, es un hecho histórico muy importante que el Señor naciera de una virgen. Aunque El tenía la semejanza de Adán, no heredó la naturaleza pecaminosa. En otras palabras, El no nació en Adán; más bien, fue concebido del Espíritu Santo en la virgen María. Como veremos en otra lección, fue necesario que Cristo no conociera pecado (2 Co. 5:21) y que viviera sin pecado (He. 4:15), para que así pudiera realizar la redención.

III. CRISTO ES LA MEZCLA DE DIOS CON EL HOMBRE
La encarnación de Jesús representa mucho más que el nacimiento de un Salvador. Después de cuatro mil años de haber creado a Adán, Dios seguía siendo sólo Dios y el hombre seguía siendo simplemente hombre. Ciertamente el hombre se relacionaba con Dios, y en ocasiones también Dios establecía contacto con el hombre; sin embargo, ambos permanecían separados. Pero cuando Cristo nació como hombre, un evento único y maravilloso sucedió: Dios se introdujo en el hombre, iniciando así la mezcla de lo divino con lo humano. Jesús era tanto Dios como hombre; El era un Dios-hombre.
Debido a que fue concebido del Espíritu Santo, Jesús poseía la esencia divina; y ya que fue concebido de una virgen humana, El tenía también la esencia humana. Por consiguiente, El era una Persona con dos esencias: la esencia divina mezclada con la humana. Es inconcebible para nuestra mente natural que el Dios Todopoderoso un día se mezclara con el hombre. Pero recuerde cuál es el propósito eterno de Dios: entrar en el hombre para que éste le exprese plenamente; esto sencillamente es una mezcla. Si Adán hubiera comido del árbol de la vida se habría convertido en un Dios-hombre, es decir, un hombre en completa unión con Dios. No habría sido solamente un buen hombre, sino un Dios-hombre. Pero aunque Adán fracasó, Cristo por medio de Su encarnación llegó a ser el primer hombre mezclado con Dios. ¡Alabado sea el Señor! El Señor Jesús era el Dios Triuno corporificado en un hombre. En El habitaba corporalmente toda la plenitud de la Deidad (Col. 2:9).
“En el principio era el Verbo ... y el Verbo era Dios ... y el Verbo se hizo carne” (Jn. 1:1, 14). Nunca en la historia del universo había sucedido tal cosa. Es muy impresionante el enorme significado de la encarnación. Esto fue un evento tan grande, que causó que un ejército numeroso de ángeles entusiasmados prorrumpiera desde el cielo con alabanzas a Dios (Lc. 2:8-14). Cuatro mil años después de la caída del hombre, Dios vino y se hizo hombre en Jesús, cuyo nombre significa Jehová nuestro Salvador, y en Emanuel, que quiere decir Dios con nosotros. ¡Aleluya! ¡Dios con nosotros! La encarnación de Cristo inspiró a Carlos Wesley a escribir un himno maravilloso, cuyas primeras dos estrofas dicen lo siguiente:
1. Escuchad en alta esfera:
“Gloria al Dios de Israel”.
Gracia y paz trae a la tierra
El recién nacido Rey.
Dios en paz con pecadores,
Gozo excelso a las naciones,
//Proclamad a una voz:
“Cristo en Belén nació”.//
2. Cristo en gloria adorado,
El Ungido celestial,
Vino al cumplirse el tiempo
Desde un vientre virginal.
¡Ved la Deidad tan querida
En la carne escondida!
//Vino al hombre un Hombre fiel
Cuyo nombre es Emanuel.//
(Himno #49)
Ahora Dios no es solamente Dios, sino que es Dios en el hombre. El se introdujo en el hombre y mezcló lo divino con lo humano. ¡Qué maravillosa encarnación!
Preguntas
1. ¿Qué versículos comprueban que Jesús fue engendrado del Espíritu Santo?
2. ¿Qué denota el título “el Hijo de Dios”?
3. ¿Qué revela el título “el Hijo del Hombre”?
4. ¿Por qué es tan importante que Cristo participara de carne y sangre, pero sin pecado?

___________________________________
Lección quince
EL VIVIR HUMANO DE CRISTO


Lectura bíblica
Jn. 1:45; Mt. 13:54-56; 9:10-11; Jn. 4:6-7; 11:33, 35; Lc. 2:51; Mr. 10:45; Mt. 11:29;
Jn. 6:57; 5:30; Mt. 12:28; 2 Ti. 2:22.

Bosquejo
I. Cristo es un hombre genuino
II. Cristo es un hombre perfecto y cabal
A. Obediente
B. Servicial
C. Sin apariencia de maldad
D. Con la personalidad cabal
III. El expresaba la divinidad por medio de Su humanidad
IV. El vivió por el Padre y por el Espíritu Santo
V. La humanidad apropiada para la vida de iglesia

Texto
Ya vimos que, por medio de la encarnación, el Dios Todopoderoso se hizo hombre. Jesús era el Dios Triuno manifestado en la carne. Desde Su nacimiento hasta Su muerte, el Señor vivió en la tierra por aproximadamente treinta y tres años y medio. La vida del Señor, descrita en los evangelios, muestra que El vivió como un hombre genuino. Más aún, Su vivir humano fue perfecto. El vivió conforme a la norma más pura y elevada. En esta lección veremos que la humanidad de Cristo es el modelo para nuestra vida humana.

I. CRISTO ES UN HOMBRE GENUINO
Previamente vimos cómo la encarnación de Cristo muestra que El era un hombre genuino. Su niñez y Su vida como adulto también muestran que El era un hombre verdadero. Al octavo día de Su nacimiento, Jesús, siendo bebé, fue circuncidado, se le dio un nombre y fue presentado a Dios. La ley judía requería esto de todos los niños de Israel. Felipe lo vio como “el hijo de José, de Nazaret”, un verdadero hombre (Jn. 1:45). Sus propios paisanos lo llamaban “este hombre”. Ellos lo conocían como “el hijo del carpintero”, el cual tenía “madre”, “hermanos” y “hermanas” (Mt. 13:54-56). Estos hechos demuestran claramente que El era un hombre como cualquier otro. El comía con los hombres (Mt. 9:10-11; Lc. 7:36; Jn. 12:2). En una ocasión, “cansado del camino” y sediento, le pidió agua para beber a una mujer (Jn. 4:6-7). Además, en otra ocasión, El “lloró” ante la muerte de Lázaro al igual que los demás que estaban presentes en aquel momento (Jn. 11:33, 35). Todos estos hechos muestran que en verdad El era un hombre genuino.

II. CRISTO ERA UN HOMBRE PERFECTO Y CABAL
Por un lado, El era un hombre común, pero por otro, era único. Cada aspecto del vivir humano de Jesús era absolutamente apropiado y perfecto.
A. Obediente
Lucas dice que cuando Jesús tenía doce años, El sabía cómo atender a la voluntad de Su Padre celestial y a la vez estar sujeto a Sus padres terrenales. En esa ocasión El explicó a Sus padres por qué había permanecido en el templo, pero al mismo tiempo estaba sujeto a ellos. Jesús les dijo: “¿No sabíais que en los asuntos de Mi Padre me es necesario estar?” (Lc. 2:49). Sin embargo, en el versículo 51 dice que regresó con ellos y estaba sujeto a ellos. Algunos jóvenes dirán: “¡Yo vivo para el propósito de Dios!”, pero en la casa son desobedientes a sus padres. Esto no concuerda con la humanidad fina y equilibrada de Jesús.
B. Servicial
En Marcos 10:45 el Señor dijo: “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir”. Muchas personas, principalmente los jóvenes, quieren que en su casa les sirvan, pero a ellos no les gusta servir. Por ejemplo, no ayudan a limpiar la casa; no lavan los trastes; no planchan su ropa; ni siquiera hacen su propia cama; no hacen absolutamente nada. Sólo les gusta comer, dormir y pasear todo el tiempo. Esa no es la humanidad de Jesús. La humanidad de Jesús se distingue por servir, no por ser servido. Necesitamos un espíritu dispuesto a servir diligentemente.
C. Sin apariencia de maldad
Durante Su ministerio El Señor tuvo contacto con muchas clases de personas. Al hablar con la gente siempre mostró interés en la salvación de ellos; jamás reflejó una sombra de maldad al relacionarse con las personas. En Juan 3 vemos que Jesús se entrevistó con un anciano religioso ya entrada la noche. Pero en el capítulo 4, cuando habló con una mujer, lo hizo a plena luz del día, en un lugar público y al aire libre. El fue muy cuidadoso no sólo para evadir el mal, sino también para evitar cualquier apariencia de maldad. Era absolutamente íntegro al tratar con personas del sexo opuesto. En la sociedad actual tal clase de humanidad íntegra es menospreciada e incluso ridiculizada. Como resultado de esto, muchos jóvenes caen en la dañina trampa de la inmoralidad.
D. Con la personalidad cabal
La personalidad del Señor era cabal y adecuada. El era manso y humilde de corazón (Mt. 11:29), no sólo en apariencia sino de corazón. Era tan manso que aun los niños pequeños podían acercarse a El (Mt. 19:14), y era tan humilde que una mujer pecadora y despreciable podía acudir a El y llorar a Sus pies (Lc. 7:38-39). Era tan gentil que Juan, el discípulo joven, tuvo la confianza de recostarse en Su pecho mientras cenaban (Jn. 13:23). Sin embargo, vemos que en el templo volcó las mesas de los perversos cambistas (Mt. 21:12-13). También sabía cuándo regocijarse y cuándo llorar; se regocijaba en la voluntad del Padre (Lc. 10:21), pero lloraba por la condición del pueblo de Dios (Lc. 19:41). En cualquier tipo de situación Jesús el hombre actuaba de una manera fina y equilibrada.

III. EL EXPRESABA LA DIVINIDAD POR MEDIO DE SU HUMANIDAD
Necesitaríamos muchas lecciones para abarcar cada aspecto de la vida de Jesús. Mientras más leemos acerca de El, más nos atrae Su Persona. ¿Cómo pudo El tener un vivir humano tan perfecto? Solo por ser un Dios-hombre. El Señor Jesús no sólo era un buen hombre, sino un hombre lleno de Dios. Su divinidad se expresaba por medio de Su humanidad. Por eso nos impresiona Su pureza, Su amabilidad y lo equilibrado de Su humanidad. Su vida no puede ser imitada; si queremos vivir como Jesús vivió, tenemos que ser llenos de Dios. Ya que el propósito de Dios consiste en que el hombre lo exprese, El creó a Adán a Su propia imagen con miras a que éste comiera del árbol de la vida. Si Adán hubiera hecho esto, se habría mezclado con Dios y hubiera sido capaz de expresarlo.
El evangelio de Lucas narra muchos casos en donde la divinidad del Señor fue expresada mediante Sus cualidades humanas. En Lucas 7:11-17 vemos que El tuvo compasión de una madre que lloraba y resucitó a su hijo muerto. El versículo 12 dice: “Cuando llegó cerca de la puerta de la ciudad, he aquí que llevaban a enterrar a un difunto, hijo único de su madre, la cual era viuda; y había con ella una considerable multitud de la ciudad”. Esta situación era muy triste y nadie podía consolar a esta viuda afligida. Primero ella había perdido a su esposo y ahora había perdido a su único hijo.
Lucas 7:13-15 dice: “Y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: No llores. Y acercándose, tocó el féretro; y los que lo llevaban se detuvieron. Y dijo: Joven, a ti te digo, levántate. Entonces se incorporó el que había muerto, y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre”. Aquí vemos la compasión del Señor expresada al hablarle a la viuda y al tocar el féretro. ¿A usted le agradaría tocar el féretro de un muerto? El Señor hizo esto movido por Su compasión humana. Su divinidad se expresó por medio de Su compasión humana al levantar al joven de entre los muertos. Aquí vemos que Jesús, el Dios-hombre, poseía la humanidad más elevada mezclada con Su divinidad.

IV. EL VIVIO POR EL PADRE Y POR EL ESPIRITU SANTO
El Señor Jesús llevó una vida humana totalmente consagrada al Padre (Jn. 6:57). Aunque El era Dios en la carne, jamás asumió la posición de Dios, sino que vivió como un hombre consagrado a Dios y guiado por El. En el evangelio de Juan, Jesús dijo: “No puedo Yo hacer nada por Mí mismo ... no busco Mi propia voluntad, sino la voluntad del que me envió” (5:30); “Mi enseñanza no es Mía, sino de Aquel que me envió” (7:16); “Yo no busco Mi gloria” (8:50); “Yo hago siempre lo que le agrada” (8:29b); y “Yo y el Padre uno somos” (10:30).
El Señor Jesús nunca obró confiando en Sí mismo, sino dependiendo del Espíritu Santo. El dijo en Mateo 12:28: “Yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios”. En Lucas vemos que El estaba lleno del Espíritu, que era guiado por el Espíritu y que se conducía en el poder del Espíritu (4:1; 4:14). En conclusión, vemos que el vivir humano del Señor se llevó a cabo absolutamente en Dios, por Dios, con Dios y para Dios.

V. LA HUMANIDAD APROPIADA PARA LA VIDA DE IGLESIA
Dios desea obtener un grupo de personas que, tal como el Señor Jesús, sean llenas de Dios y lo expresen. Para lograr esto necesitamos una humanidad apropiada, la cual hace que la vida de iglesia sea sólida y fuerte. Satanás intenta frustrar el propósito de Dios atacando la humanidad del hombre. El ataca especialmente a los jóvenes usando la inmoralidad, las drogas y las enfermedades mentales. Estas cosas pueden dañar a los jóvenes e inutilizarlos para expresar a Dios. No debemos ignorar ni subestimar las artimañas del enemigo. Muchos jóvenes han sido arruinados e incluso han muerto por causa de las drogas y el alcohol.
Sin embargo, ahora el Señor Jesús vive en nosotros. Usted debe haber percibido en su conciencia al Señor oponiéndose cuando usted peca en lo que hace, en lo que ve, e incluso en su estilo de vestir. Este mundo está diseñado para incitar la lujuria, lo cual es una estrategia que Satanás usa para dañar la humanidad. Por lo tanto, al enfrentarse con el mundo no debe considerarse tan “espiritual”, pensando que es capaz de resistir cualquier tentación. Antes bien, ¡huya de inmediato! Luego, busque al Señor con los que de corazón puro le invocan (2 Ti. 2:22).
Debemos tener presente que Satanás es muy sutil, y debemos estar conscientes de que nuestro descuido y pereza pueden frustrar la obra del Señor en nosotros. Debemos ser tan sensibles al Señor que podamos percibir Su voz objetando en nuestro interior cuando arrojamos los calcetines al piso. Es más cómodo dejarlos allí, pero eso no expresa la humanidad del Dios-hombre, sino a nuestro yo perezoso. ¿Qué verán nuestros amigos cuando vayan a nuestro cuarto? Aunque les hablemos frecuentemente acerca del Señor, ellos sólo recordarán nuestro cuarto desordenado. ¡Cuánto necesitamos la fina humanidad del Señor! Debido a que somos la iglesia, debemos ser diferentes de esta sociedad degradada, para que así el Señor se exprese por medio de nuestra humanidad apropiada.
No diga: “Yo no soy Jesús, así que no puedo ser como El. Tal vez cuando crezca seré mejor”. ¡No! Más bien, ahora mismo, al ver que su condición es muy inferior a la humanidad de Jesús, usted debe abrirse a El, invocarle y recibir el Espíritu. No podemos imitar el vivir humano del Señor, pero podemos hacerlo nuestro al permitirle que habite en nosotros. Hemos dicho anteriormente que todo lo que Cristo es y ha hecho se halla en el Espíritu vivificante. El Espíritu hoy es el Espíritu del Jesús humano. En este Espíritu no sólo se halla la divinidad de Jesús sino también Su humanidad. Esto nos provee la manera de crecer en Cristo. Tal vez no podamos imitar Su vivir, pero tampoco debemos esperar hasta el futuro para ser como El. Hoy mismo podemos asirnos de El y expresarlo mediante nuestro vivir. Lo que necesitamos en la vida de iglesia es Su humanidad fina, elevada y perfecta. Entonces Dios se expresará por medio de nosotros y obtendrá el testimonio de Jesús. Si vivimos de tal manera, otros serán impresionados y atraídos a la iglesia.
Preguntas
1. ¿Qué versículos demuestran que Jesús era un hombre genuino?
2. Mencione algunos versículos que comprueben que Jesús era un hombre perfecto.
3. Cite algunos pasajes que muestren que Jesús vivió por la vida del Padre y que trabajó por el poder del Espíritu.
4. Explique por qué la humanidad elevada, fina y perfecta de Jesús es nuestra mayor necesidad en la vida de iglesia.
Lección dieciséis

LA CRUCIFIXION DE CRISTO (1)
Lectura bíblica
Jn. 10:15; He. 12:2; Jn. 1:29; He. 10:10-12; 9:28;
1 Jn. 1:9; Jn. 3:15; He. 2:14; Ro. 8:3;
2 Co. 5:21; He. 4:15.
Bosquejo
I. El Cordero de Dios
II. La serpiente de bronce
Texto
Luego de Su encarnación y tras vivir una excelente vida humana por treinta y tres años y medio, el Señor Jesús fue crucificado. La crucifixión era la forma más cruel y vergonzosa de morir en aquellos días. Aún así, no debemos considerar la muerte del Señor como un evento triste ni trágico; antes bien, Su muerte fue el acontecimiento más importante y maravilloso que ha sucedido en el universo. De hecho, la cruz era la meta de la encarnación y el vivir humano de Cristo. Por un lado, el Señor fue crucificado por el hombre, pero por otro, El fue a la cruz voluntariamente con miras a cumplir el propósito eterno de Dios (Jn. 10:15; He. 12:2). Fue en la cruz donde el Señor Jesús realizó Su obra redentora a fin de que el hombre pudiera volver a Dios.
Nuestro concepto generalmente es que Cristo fue crucificado para rescatarnos de nuestros pecados. Eso ciertamente es maravilloso, pero Su muerte logró mucho más. A fin de considerar este asunto cabalmente, en las próximas dos lecciones veremos cinco aspectos del Cristo crucificado. La Biblia nos dice que El murió como: el Cordero de Dios, la serpiente de bronce, el postrer Adán, el pacificador y el grano de trigo.
I. EL CORDERO DE DIOS
Según Juan 1:29, cuando Juan el Bautista vio a Jesús, proclamó abiertamente: “¡He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo!”. Debido a la caída del hombre, Dios, por causa de Su justicia, debía exigir que el hombre pagara por sus pecados con su sangre, es decir, con su propia vida. Pero por causa de Su amor, Dios permitió que en lugar de que el hombre muriera, éste tomara como substituto un cordero u otro animal del ganado y los sacrificara como ofrenda por sus pecados. Mediante estas ofrendas la gente fue librada del juicio de Dios.
Los sacrificios del Antiguo Testamento eran tipos o símbolos de Cristo. Dios requería que los corderos ofrecidos en sacrificio no tuvieran mancha ni defecto (Ex. 12:5). En la lección quince vimos que Cristo no tenía mancha ni defecto alguno. El vino como el verdadero Cordero de Dios. Anteriormente los israelitas tenían que ofrecer sacrificios continuamente, pues sus pecados no eran quitados, sino únicamente cubiertos (He. 10:11). ¡Pero he aquí el Cordero de Dios que quita nuestros pecados! El Señor Jesús se ofreció a Sí mismo una vez y para siempre (He. 9:28; 10:10, 12) a fin de obtener el perdón de muchos (Mt. 26:28). Debido a que hemos cometido muchos pecados, Dios exigía el derramamiento de nuestra sangre. Pero Cristo derramó Su sangre en nuestro lugar. ¡Al creer en el Señor Jesús, somos completamente perdonados de nuestros pecados y liberados de la pena de muerte estipulada por Dios!
La intención de Dios es que andemos en santidad; sin embargo, nosotros continuamos pecando. El pecado frustra nuestra comunión con el Señor, pero la muerte de Cristo como Cordero de Dios resuelve completamente este problema: “Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados, y limpiarnos de toda injusticia” (1 Jn. 1:9). Dios es absolutamente justo y por ello —puesto que Cristo murió por nosotros— si confesamos nuestros pecados, El se ha comprometido a perdonarnos de inmediato. Después de confesar cabalmente nuestros pecados, no debemos sentirnos culpables en absoluto. Si seguimos sintiendo culpa, esto es un engaño del diablo. Debemos decirle: “Diablo, tú eres un mentiroso; yo he sido limpiado por la sangre del Cordero, así que ¡puedo disfrutar plenamente al Señor!” Esta es la manera en que obtenemos el beneficio de la muerte de Cristo como Cordero de Dios.
II. LA SERPIENTE DE BRONCE
Conforme al relato de Génesis 3, Satanás, la serpiente antigua, inyectó su naturaleza maligna en el hombre cuando Adán comió del árbol prohibido. Nuestra naturaleza humana fue envenenada con la naturaleza de Satanás; por consecuencia, llegamos a ser pecaminosos, ya que adquirimos la naturaleza serpentina en nuestro ser. Esta es la razón por la que muchas veces nos comportamos como serpientes, de una manera tan negativa. También podemos ver esta conducta en las personas que viven a nuestro alrededor.
Aconteció una vez en el Antiguo Testamento que, cuando los hijos de Israel pecaron contra Dios, muchos de ellos fueron mordidos por serpientes y murieron. Entonces, como ellos clamaron a Moisés, el Señor le mandó que levantara una serpiente de bronce en un asta, a fin de que todo el que mirara a la serpiente fuera perdonado y sanado, salvándose así de morir (Nm. 21: 4-9). En Juan 3:14 el Señor dijo: “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado”. Esto quiere decir que cuando el Señor Jesús fue crucificado, El fue levantado como serpiente de bronce. Es decir, que Cristo murió para destruir a la serpiente. El Señor murió en la cruz como el Cordero de Dios para quitar nuestros pecados, pero también murió como la serpiente de bronce para destruir a la serpiente antigua, que es Satanás, el diablo (He. 2:14).
La serpiente de bronce sólo tenía la semejanza de serpiente, pero no poseía la naturaleza venenosa. De la misma manera, Cristo sólo tenía la semejanza de la carne de pecado (Ro. 8:3), pero no tenía el pecado mismo de la carne (2 Co. 5:21; He. 4:15). Cuando Cristo destruyó a Satanás, también dio fin a la naturaleza satánica de nuestra carne.
Además, Satanás es el príncipe de este mundo. El mundo es el sistema a nuestro alrededor que nos distrae de Dios; es el reino de las tinieblas. Cristo no sólo destruyó a Satanás sino también a su reino maligno, el mundo. Al ser “levantado” como la serpiente de bronce, Cristo puso fin a Satanás, a nuestra naturaleza satánica y al mundo.
Esta es la obra consumada de Cristo; sin embargo, todos los días aún nos molesta nuestra carne pecaminosa y el mundo. El mundo siempre trata de alejarnos del Señor por medio de la lujuria de nuestra carne. Así que, en nuestra experiencia diaria debemos aplicar a Cristo como la serpiente de bronce. Gálatas 5:24 dice: “Pero los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y concupiscencias”. Y Romanos 8:13 declara que por el Espíritu podemos hacer morir los hábitos de nuestro cuerpo.
Tomemos como ejemplo el ver televisión. Usted puede darse cuenta de que muchas cosas que se transmiten por televisión son inmorales e inmundas, y corrompen nuestra mente. También estará de acuerdo en que ver televisión es una pérdida de tiempo. No obstante, en ocasiones usted ha experimentado un deseo incontrolable por verla, aun en contra de la prohibición de sus padres. Este deseo se produce por la incitación de las pasiones y lujurias de la carne. ¿Cómo podemos ser salvos de esto? Volviéndonos al Señor, quien es el Espíritu en nuestro espíritu. El Espíritu contiene todo lo que Cristo ha realizado, incluyendo Su muerte como la serpiente de bronce. Cuando usted clama a El, el Espíritu viene y aplica en usted la crucifixión de Cristo, a fin de dar muerte a su carne. Es así como hacemos morir los hábitos de nuestro cuerpo por el Espíritu, y como terminamos con las lujurias y pasiones de la carne. Algunas veces puede ser que fracasemos y no podamos vencer, en tal caso, tenemos el recurso de la sangre de Cristo. Pero no debemos tomar esta provisión como una excusa para pecar. Más bien, debemos invocar el precioso nombre del Señor a fin de crucificar la carne. ¡Qué vergüenza para el diablo! ¡Sus esfuerzos por usar el mundo para atraer nuestra carne sólo causarán que clamemos más al Señor! ¡Aleluya! ¡Cristo es el Victorioso!
Preguntas
1. ¿Cuál fue la meta de la encarnación y el vivir humano de Cristo?
2. ¿Por qué tuvo que morir Cristo como Cordero de Dios y como serpiente de bronce?
3. ¿Cómo podemos aplicar a nuestras vidas lo que Cristo ha logrado?

________________________________________
Lección diecisiete
LA CRUCIFIXION DE CRISTO (2)


Lectura bíblica
1 Co. 15:45b; Ro. 6:6; Ef. 2:14-16; Jn. 12:24; Col. 2:14-15.

Bosquejo
III. El postrer Adán
IV. El pacificador
V. El grano de trigo
VI. Una muerte todo-inclusiva

Texto
III. EL POSTRER ADAN
En Primera de Corintios 15:45b dice que Cristo fue el postrer Adán. Cuando Dios creó a Adán, éste representaba a todo el linaje humano. Dios intentó cumplir Su propósito eterno por medio del linaje de Adán, pero Adán falló rotundamente, pues en vez de tomar a Dios dentro de sí, tomó a Satanás, por lo cual condujo a toda la humanidad a una condición caída. Luego, el hombre comenzó a expresar a Satanás en lugar de expresar a Dios. Por consiguiente, Dios desechó a este primer hombre Adán y junto con él a todo su linaje, lo cual nos incluye a todos nosotros. Dios efectuó esto mediante la muerte de Cristo en la cruz. Cristo fue el postrer Adán; “postrer” significa último y concluyente, lo cual indica que después de El no hubo otro Adán. Entonces, Dios inició un nuevo linaje, una nueva raza, de la cual Cristo es la Cabeza en resurrección.
Adán era la cabeza de la antigua creación; a él se le concedió señorear sobre todas las cosas creadas. Los cielos y la tierra fueron hechos para que él subsistiera, y Adán mismo fue creado para contener a Cristo. Sin embargo, Adán fracasó, y con él cayó toda la creación (Ro. 8:20-22). Sin Cristo, tanto el hombre como los cielos y la tierra serían vanos y sin propósito. A esta creación caída y vana es a lo que llamamos la “vieja creación”. Cuando Cristo murió como el postrer Adán, le dio fin a la vieja creación.
IV. EL PACIFICADOR
Cristo también murió como pacificador. Una de las consecuencias de la caída del hombre fue que la humanidad se dividió completamente. Dios quería que el hombre lo expresara en unidad, pero éste se dividió, formando muchas culturas, naciones y clases sociales. A menudo hay odio y contiendas entre distintos grupos, tales como los negros y los blancos, los alemanes y los franceses, los ricos y los pobres, etc. La lista es interminable. Probablemente la mayor separación que existe se da entre los judíos y los gentiles. Los judíos tienen muchas ordenanzas y reglamentos que los separan de otros pueblos. Con tantas diferencias, ¿cómo podríamos ser uno para expresar a Dios? Es imposible. Así que, Efesios 2:14-16 declara que Cristo en la cruz derribó la pared intermedia de separación, abolió todas las ordenanzas y dio muerte a la enemistad entre las diferentes personas, razas y naciones, incluso entre usted y su hermano o hermana. Cristo como pacificador clavó en la cruz todas nuestras diferencias.
En Cristo no hay más judío ni gentil, rico ni pobre, negro ni blanco (Gá. 3:28; Col. 3:11). La cruz acabó con todas estas diferencias. Por lo tanto, si dichas diferencias aún nos molestan, se debe a que no hemos experimentado cabalmente la crucifixión de Cristo. La gente habla mucho acerca de poner fin a las guerras y los prejuicios, pero sin la cruz esto es imposible. Si usted tiene un altercado con alguien, la mejor manera de dar fin a dicha contienda es que ambas partes mueran. Esto puede parecerle extraño, pero es la verdad. Sólo cuando ambos tomen la cruz del Señor habrá completa paz, entonces ¡toda contienda terminará! Cuando Cristo murió como pacificador, El crucificó al mundo entero, de modo que todos morimos juntamente con Cristo. Esta es la razón por la que hoy en las iglesias podemos recibir a personas de toda raza, cultura y clase social. Este es un testimonio glorioso de lo que el Señor Jesús logró en la cruz; sólo mediante la cruz podemos experimentar la unidad genuina. Esta unidad se hace real únicamente en el Espíritu. Por lo tanto, cada vez que tenemos problemas con alguien debemos volvernos a nuestro espíritu y permitir que la cruz nos dé fin.
V. EL GRANO DE TRIGO
Los primeros cuatro aspectos de la muerte de Cristo se relacionan con problemas, tales como los pecados y Satanás. Por el lado positivo, Cristo murió como grano de trigo. En Juan 12:24 Jesús se describió a Sí mismo como un grano de trigo cuando dijo: “Si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto”. Cuando se siembra una semilla en la tierra, en cierto sentido la semilla muere al ser sepultada, pero ¿qué pasa después? ¡La vida brota! y la semilla lleva fruto, el cual produce más semillas.
La vida de un grano de trigo se encuentra escondida dentro de la cáscara. Cuando el grano cae en tierra, la cáscara se rompe, y la vida que se halla en su interior es liberada. De igual manera, la vida divina de Cristo estaba contenida y escondida en su “cáscara”, es decir, en Su cuerpo. Pero Su muerte en la cruz quebró aquella cáscara a fin de que Su vida divina fuera liberada. ¡Su vida fue liberada para entrar en nosotros! Anteriormente El era el único Dios-hombre, pues había un solo grano. Pero por medio de Su muerte, El liberó Su vida. Cuando creímos y clamamos al Señor Jesús, El entró en nosotros, y de esta manera llegamos a ser Su multiplicación, es decir, ¡los muchos granos! Llegamos a ser los muchos Dios-hombres, iguales a El. Ahora podemos expresar a Dios en nuestra humanidad, tal como El lo hizo en la Suya. ¡Esto es maravilloso!
VI. UNA MUERTE TODO-INCLUSIVA
La crucifixión del Señor no fue un evento insignificante ni simple. Por el contrario, Su muerte fue todo-inclusiva. Cuando Cristo murió, llevó a cabo una obra mucho mayor que la creación misma. Su cruz se convirtió en el centro de todo el universo, ya que por medio de ella ¡Dios limpió todo lo negativo y liberó Su vida divina! Aquel que estaba en la cruz no era cualquier hombre. ¡Era el Cristo! quien murió como el Cordero de Dios para quitar nuestros pecados y liberarnos del juicio divino. Además, El murió como la serpiente de bronce para aplastar la cabeza de Satanás, crucificar nuestra naturaleza serpentina y destruir al mundo. También murió como el postrer Adán para dar fin al linaje de Adán y a la vieja creación. Asimismo, murió como el pacificador a fin de anular todas las diferencias entre los hombres y hacer la paz. Finalmente, murió como el grano de trigo para liberar Su maravillosa vida e impartirla en nuestro ser.
Si nosotros hubiéramos presenciado la crucifixión del Señor observándola con ojos “espirituales”, habríamos sido testigos de una escena maravillosa. Dios mismo estaba allí cumpliendo Su propósito eterno, y Satanás con todos los poderes del infierno se encontraban también allí, luchando por frustrar el plan de Dios. ¡Qué batalla tan tremenda debió ser ésta! Pero Cristo triunfó, despojando y avergonzando públicamente a las potestades malignas (Col. 2:14-15). Todo lo negativo del universo fue clavado en la cruz, y la vida divina fue liberada. ¡Aleluya por la obra de Cristo en la cruz!
Preguntas
1. Explique el significado y la importancia del hecho que Cristo sea el postrer Adán.
2. ¿Qué nos revela Efesios 2:14-16 acerca de Cristo como pacificador?
3. ¿Por qué Cristo usó la muerte de un grano de trigo para ejemplificar Su muerte?

___________________________
Lección dieciocho
LA MUERTE DE CRISTO COMO DIOS-HOMBRE


Lectura bíblica
Ro. 3:23; 6:23; He. 9:22; 2:14; 4:15; 1 P. 1:19;
He. 9:12; Mt. 27:46; 3:16-17; 1 P. 3:18.Bosquejo
I. Murió como hombre
A. Adquirió sangre humana
B. Sin pecado
II. Murió como Dios
A. Para obtener la redención eterna
B. Para dar vida eterna
III. Herejías acerca de Cristo
IV. Cristo es Dios esencialmente y posee el Espíritu económicamente

Texto
La caída del hombre creó un gran dilema para Dios. El hombre era el centro del plan de Dios, ya que fue creado para expresarlo. Sin embargo, por causa del pecado, la justicia de Dios exigió que el hombre fuera condenado. En esta lección veremos la solución maravillosa, perfecta y completa de Dios a este dilema. El Señor Jesús fue la única Persona apta para morir por nosotros y obtener nuestra redención.
I. MURIO COMO HOMBRE
A. Adquirió sangre humana
Todo hombre ha pecado, y la paga del pecado es muerte (Ro. 3:23; 6:23). Por esta causa, Dios requirió la sangre del hombre como pago por la transgresión. Hebreos 9:22 dice: “Sin derramamiento de sangre no hay perdón”. Esta es la razón por la cual el Señor Jesús se hizo hombre. Se exigía la sangre del hombre, así que Dios mismo tuvo que adquirir tal sangre. Dios no tenía sangre, pero mediante Su encarnación adquirió sangre y carne (He. 2:14). Al hacerse hombre, Jesús pudo derramar sangre humana por nuestra causa.
B. Sin pecado
Dios no sólo tuvo que hacerse hombre, sino un hombre sin pecado. Si El hubiese tenido tan sólo un pecado, no hubiera podido morir por los pecados de toda la humanidad, porque habría tenido que morir por los Suyos propios. Pero Cristo no conoció pecado (2 Co. 5:21; He. 4:15). El únicamente adquirió la semejanza de carne de pecado (Ro. 8:3), pero no tuvo mancha ni defecto alguno (1 P. 1:19). En esto vemos que Cristo estaba plenamente capacitado para morir por el hombre, ya que podía derramar sangre humana y así morir por otros, pues en El no había pecado alguno.
II. MURIO COMO DIOS
A. Para obtener la redención eterna
Sin embargo, si Jesús solamente hubiera sido un hombre sin pecado, aún tendríamos un grave problema, pues Su muerte sólo sería suficiente para salvar a un hombre; de hecho, únicamente sería efectiva para pagar por un sólo pecado. Permítanme explicar esto. Dios exige que el hombre muera por su pecado, incluso por un solo pecado. Supongamos que en toda su vida usted comete un solo pecado. Si este fuera el caso, Jesús, como hombre libre de pecado, bien podría morir como sustituto por ese único pecado. Pero si usted pecara de nuevo, tendría que morir también por ese segundo pecado. Ahora bien, usted sabe que a lo largo de su vida ha pecado más de una vez. ¿Cómo podría Jesús, un solo hombre, morir por todos los pecados de usted y por los de toda la humanidad? ¿Y cómo podría esto operar en nosotros dos mil años después de Su muerte?
Ya hemos indicado que, aunque Cristo se hizo hombre, aún seguía siendo Dios. El fue un hombre genuino, pero también era el Dios completo. El hecho de ser Dios le añadió un elemento eterno a Su sangre redentora. Hebreos 9:14 afirma que el Señor se ofreció a Sí mismo mediante el Espíritu eterno. El efectuó una redención eterna a nuestro favor (He. 9:12). Así que, la sangre de Jesús es eficaz para todos los hombres de todos los tiempos. Dicha sangre es capaz de limpiar todos los pecados de la humanidad.
B. Para dar vida eterna
No obstante, la redención por sí sola no es la meta final de la obra del Señor, ya que Su objetivo es impartir en el hombre Su vida divina. Este es el aspecto positivo de la muerte de Cristo como grano de trigo, del cual hablamos anteriormente. ¿Quién sino Dios mismo puede dar al hombre la vida divina y eterna? Esta es la segunda razón por la cual Cristo debía ser Dios, porque sólo Dios es capaz de liberar la vida divina e impartirla en el hombre.
¡Alabado sea el Señor! El es un Dios-hombre. Ningún otro sería capaz de hacer lo que El hizo por nosotros. Como hombre libre de pecado, El estaba capacitado para derramar Su sangre por nosotros. Y como Dios, El logró que Su muerte fuera eternamente eficaz. De esta manera, efectuó la redención eterna y liberó Su vida divina, a fin de impartirla en nuestro ser.

III. HEREJIAS ACERCA DE CRISTO
Si entendemos claramente los puntos anteriores, comprenderemos cuán grave error es decir que Cristo no era un hombre genuino o que El no era Dios. Si cualquiera de estas proposiciones fuera verdadera, entonces la obra redentora de Cristo sería totalmente inútil y todos pereceríamos.
Sin embargo, por absurdo que parezca, muchas personas a lo largo de la historia cristiana han enseñado tales herejías. Aún hoy algunos niegan que Cristo sea un hombre genuino, aunque reconocen que El es Dios. Si esto fuera así, entonces Cristo no habría podido derramar sangre humana por los pecados de los hombres. Por otro lado, hay personas que proponen que Cristo era únicamente hombre, pero que no era Dios; ellos dicen que El murió meramente como un mártir. Si esto fuera verdad, Su muerte no sería eternamente eficaz ni podría impartirnos Su vida divina. Incluso hay quienes opinan que Cristo, ni era Dios ni era hombre, sino que era un tercer tipo de ser. Esto es tan ridículo como los conceptos antes mencionados. La Biblia no ofrece ninguna base para apoyar tales herejías. En conclusión, basado en todo lo que hemos dicho hasta aquí, debemos entender claramente que el Señor Jesús era completamente Dios y plenamente hombre. El era el Dios completo y un hombre genuino. Era un Dios-hombre. Por ello, Su muerte obtuvo la redención a favor de toda la humanidad.

IV. CRISTO ES DIOS ESENCIALMENTE Y POSEE EL ESPIRITU ECONÓMICAMENTE
Las enseñanzas heréticas con respecto a Cristo se originan por un entendimiento inadecuado del relato bíblico acerca de El. Un versículo que confunde a muchos es Mateo 27:46, donde dice que el Señor, en el momento de Su muerte en la cruz, clamó: “Dios Mío, Dios Mío, ¿por qué Me has desamparado?”. Muchos han usado este versículo erróneamente para decir que Cristo no era Dios, ya que Dios lo abandonó en la cruz. Es posible que ellos también tomen como base Mateo 3, donde dice que el Espíritu Santo descendió sobre Jesús en el momento de Su bautismo. Quizás ellos se pregunten: “Si Jesús era Dios, ¿por qué entonces el Espíritu Santo vino sobre El?”. Este tipo de preguntas pueden contestarse apropiadamente con la Biblia misma.
Ya que el Señor fue concebido por obra del Espíritu Santo, El poseía la esencia divina (véase la lección catorce). Podemos afirmar que El tenía el Espíritu Santo como Su esencia, como parte integral de Su ser, es decir, que El era Dios esencialmente. ¿Por qué entonces descendió el Espíritu Santo sobre El en Su bautismo? Esto fue necesario para que el Señor Jesús pudiera realizar Su obra. Su bautismo fue el inicio de Sus tres años y medio de ministerio sobre la tierra. Durante ese tiempo El llevó a cabo muchas obras maravillosas, tales como predicar y hacer muchos milagros. En los evangelios vemos cómo El sanó enfermos y paralíticos, alimentó a cinco mil personas con cinco panes y dos pecesillos, echó fuera demonios de muchas personas y aplacó el viento y el mar tempestuoso, incluso resucitó algunos muertos. Para realizar todas estas maravillas se requería la autoridad y el poder del Espíritu Santo. Es a éste aspecto del Espíritu que llamamos: “el Espíritu económico”, y éste es precisamente el Espíritu que recibió Jesús en Su bautismo. Desde Su nacimiento El poseía el aspecto esencial del Espíritu para vida, pero en Su bautismo El recibió el aspecto económico del Espíritu para poder.
Cuando Jesús fue crucificado, El cargó sobre Sí mismo los pecados de toda la humanidad. En otras palabras, El se hizo pecado por nosotros (1 P. 2:24; 2 Co. 5:21). El Dios justo aplicó Su juicio sobre Jesús por los pecados de todos los hombres. En aquel momento, Dios puso sobre Jesús todos los pecados de la humanidad. Por consiguiente, el Dios Santo tuvo que apartarse de El, es decir, que el Espíritu económico se apartó de Jesús. Esta es la razón por la que El clamó: “Dios Mío, Dios Mío, ¿por qué me has desamparado?”
Luego, en 1 Pedro 3:18 vemos que Cristo en la cruz fue “muerto en la carne, pero vivificado en el Espíritu”. Cuando Jesús fue crucificado por los pecadores, Dios lo abandonó económicamente, pero de acuerdo con este versículo, Dios experimentó esencialmente la crucifixión junto con El. Este Dios-hombre ciertamente murió en Su carne humana, pero fue vivificado en Su Espíritu divino. El tenía la esencia divina desde Su nacimiento hasta Su muerte. En esencia, Su ser jamás cambió; así que podemos decir que en esencia el era Dios y hombre.
Esto debe ayudarnos a entender que el Cristo que murió en la cruz era tanto Dios como hombre. No debe quedar la menor duda de que el Señor Jesús estaba plenamente capacitado para morir por toda la humanidad. ¡Alabémosle por Su maravillosa muerte como el Dios-hombre! Pues debido a lo que El logró en la cruz, hoy somos salvos y estamos siendo salvos. ¡Aleluya!
Preguntas
1. ¿Qué significa que Cristo muriera como hombre y como Dios?
2. Mencione algunas consecuencias de las enseñanzas heréticas que declaran que Cristo es Dios, pero no hombre; o que Cristo es hombre, pero no Dios.
3. Explique lo que significan las últimas palabras del Señor: “Dios Mío, Dios Mío, ¿por qué Me has desamparado?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada