jueves, 1 de enero de 2009

Eliseo, Naamán el sirio y Giezi

Objetivos generales

• Que el lector vea que cada relato de la Palabra de Dios da testimonio de Jesucristo
• Que el lector llegue a un proceso de fe y acción en cada uno de los relatos presentados
• Que el lector tenga una noción general de la Biblia en un sentido histórico y geográfico que lo posicione para poder interpretarla en el contexto en el que fue escrita para aplicarla en el día de hoy de la mejor manera posible

Versículo central

Enseñanza central
• De gracia recibisteis, dad de gracia

Objetivos específicos
Dejar como mensaje que:

• Remarcar la integridad del profeta Eliseo
• El hombre de Dios vive de las ofrendas voluntarias de sus hermanos, no vive de dadivas de los inconversos
• La tentación de Mammón está siempre disponible pero es más que necesario el más intenso asco hacia ella
• Dios no tiene servidores “profesionales” de la fe sino hijos fieles
• Eliseo rechazó toda ayuda que podría prestarse a confusión
• Giezi no se manejó de ese modo y así le fue
• A Dios no se lo sirve por dinero
• ¡Cuidado con Mammón!

2 Reyes 5:1 Naamán, general del ejército del rey de Siria(1) , era gran varón delante de su señor, y en alta estima, porque el SEÑOR había dado salud a la Siria por él. Era este hombre valeroso de virtud, pero leproso.
5:2 Y de Siria habían salido escuadrones, y habían llevado cautiva de la tierra de Israel una muchacha que servía a la mujer de Naamán.
5:3 Esta dijo a su señora: Si rogase mi señor al profeta que está en Samaria(2) , él lo sanaría de su lepra.
5:4 Y entrando Naamán a su señor, se lo declaró, diciendo: Así y así ha dicho una muchacha que es de la tierra de Israel.
5:5 Y el rey de Siria le dijo: Anda, ve, y yo enviaré letras al rey de Israel. Partió, pues él, llevando consigo diez talentos de plata, y seis mil piezas de oro, y diez mudas de vestidos.
5:6 Tomó también letras para el rey de Israel, que decían así: Luego en llegando a ti estas letras, he aquí que he enviado mi siervo Naamán a ti, para que lo sanes de su lepra.
5:7 Y cuando el rey de Israel leyó las cartas, rasgó sus vestidos, y dijo: ¿Soy yo Dios, que mate y dé vida, para que éste envíe a mí a que sane un hombre de su lepra? Considerad ahora, y ved cómo busca ocasión contra mí.
5:8 Y cuando Eliseo, varón de Dios oyó que el rey de Israel había rasgado sus vestidos, envió a decir al rey: ¿Por qué has rasgado tus vestidos? Venga ahora a mí, y sabrá que hay profeta en Israel.
5:9 Y vino Naamán con su caballería y con su carro, y se paró a las puertas de la casa de Eliseo.
5:10 Entonces Eliseo le envió un mensajero, diciendo: Ve, y lávate siete veces en el Jordán, y tu carne se te restaurará, y serás limpio.
5:11 Y Naamán se fue enojado, diciendo: He aquí yo decía para mí: Saldrá él luego, y estando en pie invocará el nombre del SEÑOR su Dios, y alzará su mano, y tocará el lugar, y sanará la lepra.
5:12 Abana(3) y Farfar, los ríos de Damasco, ¿no son mejores que todas las aguas de Israel? Si me lavare en ellos, ¿no seré también limpio? Y se volvió, y se fue enojado(4) .
5:13 Entonces sus criados se llegaron a él, y le hablaron, diciendo: Padre mío, si el profeta te mandara alguna gran cosa, ¿no la harías? ¿Cuánto más, diciéndote: Lávate, y serás limpio?
5:14 El entonces descendió, y se lavó siete veces en el Jordán(5) , conforme a la palabra del varón de Dios; y su carne se volvió como la carne de un niño, y fue limpio.
5:15 Y volvió al varón de Dios, él y toda su compañía, y se puso delante de él, y dijo: He aquí ahora conozco que no hay Dios en toda la tierra, sino en Israel. Te ruego que recibas algún presente de tu siervo.
5:16 Mas él dijo: Vive el SEÑOR, delante del cual estoy, que no lo tomaré. E importunándole que tomase, él nunca quiso.
5:17 Entonces Naamán dijo: Te ruego, pues, ¿no se dará a tu siervo la carga de un par de mulas de esta tierra? Porque de aquí adelante tu siervo no sacrificará holocausto(6) ni sacrificio a otros dioses, sino al SEÑOR.
5:18 En esto perdone el SEÑOR a tu siervo: que cuando mi señor entrare en el templo de Rimón(7) , y para adorar en él se apoyare sobre mi mano, si yo también me inclinare en el templo de Rimón, que el SEÑOR perdone en esto a tu siervo, si en el templo de Rimón me inclino(8) .
5:19 Y él le dijo: Vete en paz. Y cuando se apartó de él una milla de tierra,
5:20 Giezi, el criado de Eliseo varón de Dios, dijo entre sí: He aquí mi señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive el SEÑOR, que correré yo tras él, y tomaré de él alguna cosa.
5:21 Y siguió Giezi a Naamán; y cuando Naamán le vio que venía corriendo tras él, descendió del carro para recibirle, y dijo: ¿No hay paz(9) ?
5:22 Y él dijo: Paz. Mi señor me envía a decir(10) : He aquí vinieron a mí en esta hora del monte de Efraín dos jóvenes de los hijos de los profetas; te ruego que les des un talento de plata, y sendas mudas de vestidos.
5:23 Y Naamán dijo: Si quiere toma dos talentos. Y él le constriñó, y ató dos talentos de plata en dos sacos, y dos mudas de vestidos, y lo puso a cuestas a dos de sus criados, que lo llevasen delante de él.
5:24 Y cuando llegó a un lugar secreto, él lo tomó de mano de ellos, y lo guardó en casa; luego mandó a los hombres que se fuesen.
5:25 Y él entró, y se puso delante de su señor. Y Eliseo le dijo: ¿De dónde vienes, Giezi? Y él dijo: Tu siervo no ha ido a ninguna parte.
5:26 El entonces le dijo: ¿No fue también mi corazón(11) , cuando el hombre volvió de su carro a recibirte? ¿Es tiempo de tomar plata, y de tomar vestidos, olivares, viñas, ovejas y bueyes, siervos y siervas?
5:27 La lepra de Naamán se te pegará a ti, y a tu simiente para siempre. Y salió de delante de él leproso, blanco como la nieve.

Preguntas al texto

1- ¿Qué actitud le sugiere que el general de Siria se haya parado con su caballería y con su carro delante de la casa de Eliseo?

a. Humildad
b. Soberbia
c. Quería impresionar a Eliseo con sus bienes materiales
d. Quería entrar mandando
e. Mansedumbre
f. Intimidatoria
g. Otra opción que se le ocurra


2- ¿Qué cree que el profeta Eliseo interpretó de tal situación?

a. Le agradó
b. Le dio lo mismo
c. Le desagradó
d. Se dejó impresionar
e. Se dejó intimidar
f. No se dejó intimidar
g. Otra opción que se le ocurra


3- A la luz del versículo 11 vuelva por favor sobre las preguntas 1 y 2. Analice sus respuestas, corríjalas o no de acuerdo a su criterio.







4- Naamán accede a la petición de sus siervos. ¿Qué opinión le merece esto? Digo, su cambio de actitud, de la soberbia a morderse la lengua y aceptar la orden del profeta. Imagínese que esta escena estaría siendo observada por toda su comitiva.

a. Fue cosa fácil para él
b. Fue difícil
c. Le daba igual
d. Otra opción que se le ocurra


5- ¿El agradecimiento de parte del General Naamán era algo malo, tenía él malas intenciones?

a. Sí
b. No
c. No se sabe, el texto no autoriza a sacar conclusiones al respecto
d. No se


6- ¿Por qué lo rechaza el profeta?




7- Lea por favor el siguiente pasaje. Preste especial atención a lo escrito en negrita.

No tengo yo mayor gozo que oír que mis hijos andan en la verdad.
Amado, fielmente te conduces cuando prestas algún servicio a los hermanos, especialmente a los desconocidos,
los cuales han dado ante la iglesia testimonio de tu amor; y harás bien en encaminarlos como es digno de su servicio a Dios, para que continúen su viaje,
pues ellos salieron por amor del nombre de Él, sin aceptar nada de los gentiles.
3 Juan 1:4 - 7

Ahora analice esta frase tomada del libro “La iglesia normal” de T. S. Nee páginas 151 y 152.
“Si cualquier persona atareada en el servicio de Dios acepta dinero para la prosecución de su obra de un hombre que no es salvo, virtualmente coloca a Dios en obligación al pecador”

a. Verdadero
b. Falso
c. No se


8- El que veía la escena de afuera podía decir: “El profeta de Dios trabaja por dinero” y esto de alguna forma podría hacer quedar mal al Nombre del Dios de Israel

a. Verdadero
b. Falso

Nota 1: Se imagina usted al profeta Eliseo vestido con las túnicas lujosas que traía el General de Siria y con un par de joyas colgadas de su cuello.

a. Sí
b. No

Nota 2: ¿De haber aceptado habría sido aprobado por Dios?

a. Sí
b. No

Compare por favor a Eliseo con muchos de los predicadores “profesionales” de hoy en día.

¿Con que ejemplo se queda usted?

9- ¿Qué le sugiere este versículo? Giezi, el criado de Eliseo varón de Dios, dijo entre sí: He aquí mi señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive el SEÑOR, que correré yo tras él, y tomaré de él alguna cosa.

a. Giezi pensaba que Naamán estaba ofendido
b. Naamán estaba ofendido
c. Giezi pensaba que Naamán estaba ofendido y no era cierto
d. Giezi quería el dinero de Naamán y sus riquezas
e. Giezi no estaba aprobado por Dios
f. Giezi no sabía lo que hacía
g. Giezi sabía lo que hacía
h. Otras opciones





10- ¿Importaba si Naamán estaba ofendido o no?

a. Sí
b. No
c. No se


11- “La lepra de Naamán se te pegará a ti…” fueron las palabras de Eliseo. ¿Le parece demasiado duro lo que Eliseo dijo?

a. Sí
b. No
c. Era lo que Dios decía y está bien
d. No se
e. Otra opción que se le ocurra



La lepra de Naamán se te pegará a ti, y a tu simiente para siempre. Y salió de delante de él leproso, blanco como la nieve.

12- Y la actitud de Giezi en el versículo 20 ¿que le parece? ¿Fue duro Giezi con sus hechos en contra de Dios y de su profeta Eliseo?

2 Reyes 5: 20: Giezi, el criado de Eliseo varón de Dios, dijo entre sí: He aquí mi señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive el SEÑOR, que correré yo tras él, y tomaré de él alguna cosa.

a. Si
b. No
c. No se
d. Otra opción

Nota 1: A veces cuando alguien dice algo en referencia a algún hecho negativo de otro se lo acusa de dureza pero no se tiene en cuenta la dureza del hecho del que actúa mal.

Nota 2: No sólo Eliseo (quien procedió bien) fue de testimonio hacia el resto de la gente que lo rodeaba sino que Giezi también fue de testimonio ya que su carne emblanquecida lo acompañó donde iba. La gente se preguntaría ¿Qué le pasó a Giezi? Respuesta: Quiso recibir dinero que no le era lícito recibir.

Nota 3: ¡Dios nos guarde en su misericordia!


Datos útiles

Naamán el sirio: Comandante militar del ejército sirio durante el reinado de *Ben-hadad I (2 R. 5). A pesar de padecer de lepra mantuvo su elevada posición (v.v. versículo(s) 1), Por sugerencia de una prisionera de guerra israelita se fue con una carta del rey, juntamente con presentes, al rey de Israel, probablemente *Joram. Este lo envió a Eliseo, quien le ofreció cura si se bañaba en el río Jordán, lo cual Naamán se negó a hacer indignado, hasta que sus sirvientes lo convencieron (versículo(s) 8–14). Al ser sanado, llevó consigo dos mulas cargadas de tierra, lo cual consideró necesario para adorar a Yahvéh, el único Dios verdadero (versículo(s) 15–17). A pesar de ser yahvista, Naamán tuvo que seguir adorando en el templo de *Rimón, probablemente como obligación social.

GIEZI
Sirviente de Eliseo. Puede ser el “sirviente” a quien no se nombra en 2 R. 4.43, y el “criado” de 2 R. 6.15, pero en sólo tres ocasiones se lo nombra específicamente.

En 2 R. 4 él le sugiere a Eliseo que debe recompensarse a la sunamita con la promesa de un hijo, y después toma el báculo del profeta y lo pone sobre el niño muerto, con la vana esperanza de volverlo a la vida.

En 2 R. 5, después que Eliseo rehusó aceptar un presente de Naamán, cuando este comprobó que su lepra había sido curada, Giezi consiguió obsequios para sí con argumentos falsos. Como castigo fue afectado de lepra. 2 R. 5.27 debe compararse con los reglamentos sobre la lepra en Lv. 13.12–13. Cuando esta forma particular de enfermedad cutánea, cualquiera haya sido su naturaleza, ponía toda la piel blanca, la víctima estaba “limpia”, y no se la segregaba. Por lo tanto, Giezi pudo continuar sirviendo a Eliseo.

En 2 R. 8.1–6 Giezi relata al rey Joram la historia de cómo volvió a la vida el hijo de la sunamita. Mientras estaba hablando, entró la mujer para solicitar al rey que se le restituyera su propiedad.

J.S.W.J.S.W. J. S. Wright, M.A., ex Director de Tyndale Hall, Bristol; Canónigo de la catedral de Bristol, Inglaterra.


Notas al pie:
5.1 Siria: lit. Aram. Los arameos de Damasco (cf. v. 12) fueron durante mucho tiempo los más peligrosos enemigos de Israel (cf. 1 R 20.1; 22.3; 2 R 6.8, 24).

5.3 Samaria: Véase 1 R 14.17.
5.12 El Abana, llamado Amana en Cnt 4.8, es un río que nace en el Antilíbano; el Farfar desciende del monte Hermón y corre al sur de Damasco.
Tengamos en cuenta lo que antes había afirmado el rey de Israel en 2 Reyes 5: 7 en cuanto a que no sanar a Naamán podía ser inclusive causa de guerra
Acción digna de admiración: dejar el orgullo de lado. Tuvo su recompensa.
5.17 La tierra pura de Israel iba a utilizarse para erigir un altar donde sacrificar holocausto, ya que el suelo extranjero, contaminado por los ídolos, era considerado impuro (cf. Am 7.17; Os 9.3-4).
5.18 Rimón es otro nombre de Hadad, el dios arameo por excelencia, señor de las lluvias y las tormentas (cf. Zac 12.11 y el nombre Tabrimón en 1 R 5.18).
5.18 Un caso de conciencia semejante se les presentaba a los primeros cristianos, especialmente a los esclavos convertidos, que debían acompañar a sus amos a las ceremonias paganas.
La pregunta de Naamán no estaba errada: Giezi no estaba en paz.
Giezi mentía porque Eliseo no le había dicho nada
5.26 ¿No estaba también allí mi corazón?: otra posible traducción: Yo estaba allí contigo, en el pensamiento. En el lenguaje bíblico, el corazón, es el principio del que proceden las actividades intelectuales y volitivas (véase corazón en la Concordancia temática). Por tanto, estas palabras de Eliseo parecen referirse a una especie de visión profética que le dio a conocer lo que estaba sucediendo en su ausencia (2 R 6.12; cf. 1 R 14.5).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada